Los sables vuelven a resonar en Segovia

El pabellón Pedro Delgado volvió a acoger las fases de clasificación./Antonio Tanarro
El pabellón Pedro Delgado volvió a acoger las fases de clasificación. / Antonio Tanarro

La rusa Alina Mikhailova logra por segundo año consecutivo alzarse victoriosa en la Copa del Mundo júnior de sable

CÉSAR R. CABRILLOSegovia

El pabellón Pedro Delgado volvió a convertirse ayer en el centro del mundo del esgrima, dejando atrás por unas horas su papel de catedral del fútbol sala. Los chirridos que cada fin de semana se escuchan en el pista segoviana cuando las zapatillas de los jugadores rozan con el parqué fueron sustituidos por los sables de las tiradoras chocando entre si.

La IV Copa del Mundo júnior de sable femenino Ciudad de Segovia reunió a centenares de personas en el polideportivo segoviano. La gran mayoría, deportistas, entrenadores, jueces o miembros de la organización de un evento que ya es un clásico de la ciudad, aunque a la afición segoviana todavía le cuesta algo más acercarse a presenciar este evento poco a poco se acercan a disfrutar del bello arte de la esgrima.

Desde primera hora de la mañana, un total de 133 tiradoras de 24 países diferentes se dieron cita en el Pedro Delgado, escenario que acogió las primeras fases. Desde el primer momento se vio que el nivel del torneo era mayor que en ediciones anteriores, con la presencia de las ocho de las diez mejores tiradoras del ranking mundial. La cita de Segovia se ha convertido ya en parada obligatoria en el calendario que manejan las federaciones a la hora de comprobar el estado de forma de sus tiradoras. Los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 están a la vuelta de la esquina y es posible que algunas de las participantes en este torneo se den cita en la competición veraniega, algo que remarca el gran nivel que se reúne en Segovia año tras año.

Apenas hubo sorpresas en lo que a resultados se refiere en las primeras fases, con una notable actuación por parte de las participantes españolas. María Ventura fue la mejor española, que alcanzó los dieciseisavos de final, donde fue superada por la búlgara Yoana Ilieva, que a la postre llegaría hasta las semifinales. Por su parte la segoviana Sofía de Lucas no pasó de las clasificatorias, pero ya fue un éxito disputar este torneo con apenas 15 años.

Cerca de las tres de la tarde, y con las mejores tiradoras del ranking mundial haciendo valer los pronósticos, se decidieron las cuatro semifinalistas que lucharían por el título en la Academia de Artillería. Entre ellas, Alina Mikhailova, la vencedora de la Copa del Mundo Ciudad de Segovia de 2018, dispuesta a revalidar su corona. Junto a Alina, la italiana Benedetta Taricco, la búlgara Yoana Ilieva y la polaca Zuzanna Cieslar.

Ya en la instalación militar llegó lo que todo el público esperaba, la disputa de las finales. En la primera, venció con claridad Mikhailova a Ilieva por 15-10, accediendo por segundo año consecutivo a la gran final. Allí se encontró con la polaca Cieslas, quien tuvo que esforzarse al máximo para vencer a Taricco por un ajustado 15-13 .

La final entre las tiradoras de los países tuvo poca emoción. Comenzó mandando Mikhailov, que en los primeros compases se torció un tobillo y tuvo que ser atendida con el 4-1, pero poco importó esa lesión porque volvió a demostrar su superioridad para acabar imponiéndose 15-8 y alzarse por segundo año consecutivo como ganadora de la competición de Segovia.

 

Fotos

Vídeos