Un policía local de Ávila acaba en el río después de una pelea con tres individuos

También fue agredido su compañero que cuenta con traumatismos de diversa consideración

EL NORTEávila

Tres personas han sido detenidas esta madrugada en Ávila tras agredir a dos agentes de la Policía Local que les impidieron acceder en su coche a un recinto por no respetar una señal de dirección prohibida, según ha informado en nota de prensa el Ayuntamiento de la capital.

Los tres detenidos, cuyas edades no han sido facilitadas, son J.M.A., C.M.E. y R.M.E., que han sido detenidos y trasladados hasta la Comisaría de Policía, para después ser puestos a disposición judicial.

Según ha informado a Efe el teniente de alcalde de Presidencia, Interior y Administración Local, Rubén Serrano, las diligencias continúan abiertas, ya que en la agresión podrían haber participado más personas que aún no han sido identificadas.

Los agentes, uno de los cuales ha sido lanzado al cauce del río Chico, sufren fractura de peroné y una fuerte contusión en el rostro por una parte, mientras que el segundo cuenta con traumatismos de diversa consideración.

Tras ser atendidos inicialmente por miembros de Protección Civil y la UME 112, han sido trasladados a los centros hospitalarios de la ciudad.

Los hechos, que han sido condenados por Serrano, se han producido en torno a las 0.20 de la pasada madrugada en las inmediaciones de la Plaza de Toros, después de finalizar una exhibición de cortadores y un turismo con cuatro personas en su interior pretendía acceder "en sentido prohibido" al cercano Pabellón de Usos Múltiples.

Para ello, trataron de aprovechar la entrada de un camión que pretendía recoger los materiales de la actuación previa de "Cantajuego", pero los agentes les dieron el alto, ante los "aspavientos" del conductor que gritó: "voy a entrar".

Ante esa situación, uno de los agentes les informó de que no podían acceder con el coche y que el conductor del camión sí tenía autorización para recoger el material del espectáculo.

Fue entonces cuando uno de los acompañantes descendió del coche y "sin mediar palabra" propinó al agente un empujón en el pecho, antes de que descendieran del vehículo el resto de los ocupantes y comenzaran a agredir a este policía que trató de retirarse para repeler la agresión.

Sin embargo, fue golpeado y lanzado al cauce del cercano río Chico a su paso por ese lugar situado en la zona sur de la ciudad.

El otro policía local también resultó agredido, recibiendo patadas y puñetazos cuando estaba en el suelo y recibiendo el auxilio del otro compañero que resultó herido.

La petición de ayuda fue respondida por agentes del Cuerpo Nacional de Policía y por dos patrullas de la Policía Local, una de las cuales se encontraba en la puerta principal de la Plaza de Toros, mientras la otra estaba interviniendo en otro lugar.

Uno de los agentes sufre fractura de peroné y una fuerte contusión en el rostro, mientras que el segundo tiene traumatismos de diversa consideración.

A raíz de estos hechos han sido detenidos y trasladados a la Comisaría tres de los ocupantes del vehículo, que serán puestos a disposición judicial.

Rubén Serrano, que no ha descartado nuevas actuaciones, ya que las diligencias continúan abiertas, ha condenado estos hechos y ha expresado su deseo de que "se aplique todo el peso de la ley" sobre los responsables de esta agresión que "no debe quedar impune".