Lisandro Caravaca recorre 129 kilómetros en quince horas para la lucha contra el cáncer

El atleta cruza la meta en el Campo Grande./N. L.
El atleta cruza la meta en el Campo Grande. / N. L.

El atleta, de 28 años, partió de Tordesillas en la medianoche y cruzó la meta en el Campo Grande a las 15:30 horas

N. LUENGOValladolid

129 kilómetros. Se dice pronto y se corren en 15 horas y 30 minutos. Ese fue el tiempo que empleó ayer en recorrerlos Lisandro Caravaca, un joven de 28 años, natural de Villamarciel, que vio cumplido su gran desafío deportivo y solidario Ultratorozos. Lo hizo por una buena causa, recaudar fondos para Movember Foundation Spain, una organización benéfica internacional que lucha contra el cáncer masculino.

Tras 167 duros entrenamientos físicos y mentales y meses de preparación, este corredor popular se enfrentaba ayer al reto. A las 00:15 horas partía de la Plaza Mayor de Tordesillas, arropado por familiares, amigos, representantes municipales y compañeros de equipo, que le dieron fuerzas para la extenuante carrera. Salió muy animado y con mucha fuerza. Corrió solo, aunque arropado por un equipo de seis personas, que le escoltaron con un vehículo con avituallamiento y botiquín y el apoyo de dos ciclistas. Cerca de las dos de la mañana llegaba al primero de los objetivos, Torrelobatón, «muy fuerte y a buen ritmo». La oscuridad de la noche añadió más dificultad al reto solidario. Lisandro, sin embargo, fue acelerando el paso y llegó a Urueña a las 5:30, una hora antes de lo previsto. «Se ha preparado mucho físicamente, y también a nivel mental, que es lo más importante», explicaba a mitad de la carrera Alfredo Pascua. Aunque la noche fue más fría de lo esperado, la climatología acompañó durante la prueba y la lluvia apenas hizo acto de presencia. El joven corredor hizo su entrada triunfal en el Campo Grande a las 15:30 horas. Lo hizo acompañado de su equipo, los ciclistas que le siguieron durante la ruta, Alejandro, Miguel Ángel, David y Alfredo;además de sus compañeros del Club de Atletismo ULSA, que corrieron junto a él los últimos kilómetros. Al finalizar, Lisandro transmitió su satisfacción por las muestras de apoyo recibidas y agradeció a los alcaldes de Castromonte y Zaratán que salieran a recibirle a su paso por estas localidades. «Me encuentro muy bien, mejor de lo que esperaba», destacó tras cruzar la meta.

La hazaña Ultratorozos fue transmitida en directo por las redes sociales y se tomaron imágenes, incluso con drones, con el final de elaborar un documental para concienciar a la población. «El desafío está cumplido. Ahora solo queda que la gente vea que no eran solo palabras y que sigan contribuyendo con la causa», señaló. La de ayer fue su segunda ultramaratón. En 2014 corrió 100 kilómetros por los pueblos de Torozos para recaudar fondos para la investigación de enfermedades raras. En esta ocasión, ha reunido 750 euros por medio de donativos y de una campaña de apadrinamiento de cada kilómetro del recorrido.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos