«El cierre de bares no beneficia en nada al ambiente de las fiestas»

Juan José Maroto, alcalde de Nava de la Asunción./Fernando de la Calle
Juan José Maroto, alcalde de Nava de la Asunción. / Fernando de la Calle

«Después de esperar más de ocho años, no tienen mucha importancia unos días más o menos para inaugurar el pabellón», afirma el alcalde de Nava de la Asunción

FERNANDO DE LA CALLENava de la Asunción

Juan José Maroto lleva más de diez fiestas de Nava a sus espaldas. Aunque la experiencia le ha servido para corregir errores, todavía no ha logrado la fórmula para estar tranquilo. «Las fiestas de cada pueblo son una enfermedad que los alcaldes y concejales de los equipos de gobierno tenemos que pasar. Yo todavía no he encontrado la vacuna para que no me afecte la enfermedad, pero he conseguido disfrutar de algunos momentos donde la tensión y el riesgo son menores». Esa tranquilidad no le llegará hasta el 23 de septiembre, el día que concluyan las fiestas en honor al Cristo de la Expiración.

–¿Hay novedades este año?

–Todos los años hemos tratado de introducir alguna novedad, siempre teniendo en cuenta que las fiestas están muy estructuradas desde hace años. Recordaremos los 50 encierros nocturnos, haremos una noche de música para todos y vendrá, entre otros grupos, La Frontera. Además, la pelota a mano también será algo novedoso con la participación de profesionales. El toro del cajón, de la ganadería de Isaías y Tulio Vázquez, que tanto gustaron el año pasado. El lunes después, de la procesión, vamos a traer un grupo que hace música para baile para personas menos jóvenes, y que tuvo mucho éxito en la semana cultura. A petición de esas personas, lo traemos.

–¿Cree que el concierto gratuito de La Frontera puede perjudicar al de Seguridad Social, que organizan las peñas y que es de pago?

–No tiene nada que ver. Son días diferentes y grupos diferentes. Además, no solamente actúa un grupo cada día, sino que en cada evento hay más actuaciones totalmente diferentes también. El último sábado hemos querido hacer una noche de música para todos. Estos años pasados actuó el Nuevo Mester y pudimos comprobar la gran cantidad de personas que acudieron a esos conciertos. Con esa misma idea hemos organizado ese sábado.

–¿Qué le parece el programa de festejos de la Comisión de Peñas y cómo es su relación con ellas?

–El programa de festejos de la Comisión de Peñas lo encargamos y lo confeccionamos desde el Ayuntamiento, con lo cual estamos totalmente al tanto y en sintonía con el mismo. Coordinamos algunas actividades para que no se repitan o no coincidan.

–¿Cómo se presenta la feria taurina? ¿Y el ganado?

–Pues esperemos que responda a las expectativas que todos tenemos. Somos de las últimas fiestas en la provincia y dependemos también del tiempo que haga, de factores que en el mes de agosto no habría inconveniente, incluidos los numerosos ciudadanos que hay en ese mes en los pueblos. Los numerosos encierros y capeas acaparan toda la atención en cuanto a la afición taurina del público en general. El resto de festejos, que son los serios (novillada y festejo de rejones), se quedan para otro tipo de aficionados. Y habiendo tantos festejos es complicado mantener el interés por estos últimos. El pasado año los toros causaron una magnífica impresión. Esperemos que este año ocurra lo mismo.

–¿Qué le parece que cada año sean más los hosteleros que cierran sus negocios en fiestas?

–Lo primero que digo es que respeto su derecho a cerrar. Hay que entender las circunstancias de cada hostelero que decide cerrar y por ello toda mi comprensión. Ahora bien, como alcalde creo que eso no beneficia nada al ambiente de las fiestas. Los bares son una parte importante de las fiestas y que deberían mantenerse abiertos por dos motivos:uno, por los clientes habituales y otro, por las personas que nos visitan, puesto que la imagen que se da del pueblo no es nada buena cuando en fiestas se encuentran bares cerrados. Esa es mi opinión, que puede no ser acertada.

–Hubiera sido un gran inicio para los festejos empezar el primer partido del BM Nava con la inauguración del nuevo pabellón. ¿Por qué no ha sido posible?

–Sí. Hubiera sido un gran inicio, pero creo que después de esperar más de ocho años, no debemos darle demasiada importancia a unos días más o menos. Quedaban algunos pequeños remates. Hemos tenido algunos problemas con algunos materiales y equipamientos, puesto que en agosto más de la mitad de España cierra sus fábricas. Y ha habido que esperar a que llegaran algunas cosas en septiembre. Además, el equipo necesita un periodo de adaptación a la nueva pista: las medidas del campo, el piso, etcétera. Lo más probable es que en breve comencemos a usarlo, que es la prioridad, y después fijemos la fecha de la inauguración. Es posible que vayamos al revés que en otros sitios donde el objetivo es inaugurar. El nuestro es primero dar el servicio de uso.

–Las últimas fiestas antes de unas elecciones municipales se suele echar el resto en la organización.

–Creo que el que conozca a este equipo de gobierno sabe que desde que iniciamos esta legislatura hemos estado echando el resto diariamente. Eso es algo que tenemos claro. Diariamente tenemos que seguir trabajando, porque en un ayuntamiento hay que pensar sobre todo en presente y tener en cuenta el futuro. Lo anterior ya no cuenta y lo próximo está por ver. Los presupuestos para fiestas han bajado en estos últimos años. Nuestras fiestas tienen muchos días, muchos toros y muchas actividades, y todo eso cuesta un dinero. Nosotros, con ese dinero, le damos muchas vueltas a las cosas y tratamos de ajustarlas lo máximo posible para hacer cada vez un poco más. Este año ocurre un poco de lo mismo, por ello creemos que, sin ser excesivo para los días y actividades que tenemos, es suficiente.

–Qué destacaría de estos últimos años de mandato? ¿Ha decidido si volverá a presentarse en mayo?

–Destacaría la forma de actuar. Creo que somos un equipo que diariamente estamos pendientes de las necesidades del pueblo. La actuación para arreglar o reparar alguna deficiencia, en general, es inmediata. Hemos implantado diferentes canales para que los vecinos avisen de esas anomalías, y a través de ellos ponemos en marcha los mecanismos para solucionarlas. Hemos vuelto a actualizar la cultura, llevando a cabo a lo largo del año diversas iniciativas culturales, estableciendo nuevos servicios, por ejemplo la sala joven, y demás. Hemos organizado el uso de locales municipales y todo el mundo puede hacer uso de ellos en unas condiciones determinadas. En el aspecto deportivo, contratamos al inicio del mandato un coordinador deportivo, que hemos mantenido para canalizar todo el movimiento deportivo y de instalaciones. También hemos mejorado el mantenimiento de las zonas verdes. En lo interno, se han remodelado las oficinas municipales creando algunos despachos más gracias a la rehabilitación de la vivienda que había en el Ayuntamiento. La obra clave y necesaria, la finalización del polideportivo, nos ha llevado la mayor parte económica en inversiones. No obstante, hemos hecho una gran operación para el municipio comprando la sala Frontón Cinema, que pronto empezaremos a rehabilitar. En fin, podemos estar satisfechos porque hemos trabajado mucho y hemos aprovechado lo mejor posible los recursos. No obstante, quedan muchas cosas por hacer y seguimos innovando cada día.