La Enredadera acaba con la Alcaldía de Manuel García y abre la puerta al PSOE

Jorge Pérez Robles asume el bastón de mando de Villaquilambre. / Peio García

El socialista Jorge Pérez Robles asume la alcaldía del cuarto municipio de la provincia tras triunfar la moción presentada por PSOE, UPL, Izquierda Unida, UPyD y Ahora Villaquilambre |«Villaquilambre no paga a traidores», advierte García antes de la votación

A. CUBILLASVillaquilambre

Villaquilambre tiene nuevo alcalde.

Es el socialista Jorge Pérez Robles que este viernes ha cogido el bastón de mando tras prosperar con 10 votos a favor, cuatro en contra y dos abstenciones la moción de censura contra el popular Manuel García tras su detención el pasado 3 de julio en el marco de la Operación Enredadera.

Eso sí, García, que ha remarcado su inocencia, iniciando en que ni está investigado ni ha sido citado judicialmente, ha advertido que dentro de nuevo meses se volverán a ver las caras.

En directo

«No me voy a marchar hablando mal de nadie porque en la vida hay que ser elegante. Estoy convencido de que al final los vecinos nos pondrán a cada uno en nuestro sitio. Si he ganado dos elecciones es por algo y no por una casualidad. Estoy convencido de que volveremos a ganar y a sacar un gran resultado».

En un pleno que ya contó con la ausencia de la edil Mónica Varón, investigada en el marco de la trama de corrupción, el todavía alcalde acusó a la oposición de haber encontrado en la Enredadera la excusa que llevaban buscando desde el inicio del mandato para sacar al PP de la Alcaldía.

«Había muchas ganas de coger este municipio, por la importancia que tiene, siempre ha sido un sillón muy codiciado», señaló García, que pese a todo reconoció haber estado convencido de llegar hasta el final con el apoyo de UPyD y UPL, a los que acusó de no haberle dado la oportunidad de sentarse hablar. «Es una falta de lealtad».

Más información

En este sentido, García aseguró que no se podía justifica una moción en la existencia de un único contrato con Gespol –principal empresa en la trama Enredadera por 12.000 euros- y remarcó que durante su gestión en los últimos siete años no ha existido ninguna conducta «irregular ni intachable».

«Es ansía de poder. Hoy ganarán una primera batalla pero no la guerra porque Villaquilambre no paga a traidores», apuntó García, que se mostró convencido de que al hoy ya alcalde, Jorge Pérez, era objeto de un «embolado. Le considero buena persona y le deseo la mejor suerte del mundo».

Pero no convencieron sus argumentos. A excepción de la abstención de las exconcejales de Ciudadanos, hoy no adscritas –Ana Isabel Sánchez y Carmen Pastor-, el resto de la corporación apoyó una moción que quiere evitar que el nombre de Villaquilambre siga ligado a la corrupción.

Traición

Tensa fue la intervención, Miguel Angel Díez de Celis, portavoz de UPyD, que acusó a García de «ignorar» a sus socios de gobierno, a los que despreció sin darles explicación alguna sobre la Operación Enredadera.

«No nos culpe a nosotros por ese desprecio tácito con el que nos ha obsequiado. Se le pidió que aclarase si Mónica actuaba por iniciativa propia u hostigada por usted. Pero una vez más obtuvimos la callada por respuesta. De ahí que la verdadera irresponsabilidad sería no haber presentado la moción de censura».

En este punto, De Celis calificó de «patético» que García le acusase de asegurarse su jubilación en el Ayuntamiento cuando, recordó, lleva cotizando 40 años a la Seguridad Social. «Si vengo al Ayuntamiento es por pura vocación, no lo necesito», remarcó el concejal de UPyD, que aseguró sentirse traicionado. «Lo verdaderamente grave es que al menospreciarme a mí lo ha hecho también a las 462 personas que me dieron su confianza».

Elena Fernández, representante de IU, quiso recordar que esta moción es fruto de los registros y detenciones del día 3 de julio y responde a la «coherencia» que siempre ha mantenido.

«Desde IU en ninguna administración vamos a permitir que se normalice una situación de sospecha de corrupción más y, para ello, pondremos todas nuestras fuerzas para que esto no suceda», señaló Fernández, que si bien recordó que ha marcado sus líneas rojas y que no pacta una moción simplemente porque sí.

«Táctica del miedo»

Juanjo Moro, responsable de Ahora Villaquilambre (Podemos), mostró el voto favorable de su agrupación a la moción al entender que era favorable y el contrato de 12.000 euros de Gespol al que el PP restaba importancia, a futuro abriría más puertas en el Ayuntamiento. «Era el primer paso para llegar a más»

Además, acusó a García de intentar frenar una moción con la «táctica del miedo» de que el Ayuntamiento va a estar paralizado en lo que resto del mandato y enumeró el Centro del Día o el Instituto o la prórroga del contrato de limpieza como ejemplos de la «parálisis que se ha vivido durante los últimos siete años».

Por último, deseo al nuevo equipo de gobierno mucha suerte, a la par que le instó a trabajar mucho y bien, sin olvidar que trabajan para los vecinos «y no para los empresarios». Y concluyó lanzando un mensaje a Manuel García. «Espero vencerles con el apoyo de la gente en las próximas elecciones».

Gran participación social

Un pleno con una gran participación social, en el que el ya exalcalde Manuel García contó con el apoyo de numeroso cargos públicos del PP así como el de su padre, el primer alcalde de la demacración en el tercer municipio, y al que se sumó el líder de Podemos en Castilla y León.

Precisamente, Pablo Fernández recogió el guante del leonesista Lázaro García Bayón, lanzar una iniciativa para que una ley impida a los propietarios de los medios de comunicación contratar con la Administración.

De esta forma y a nueve meses de las elecciones municipales, el PSOE despoja del PP de la Alcaldía de Villaquilambre y abre una nueva etapa con Ahora Villaquilambre, IU, UpyD y UPL como socios de gobierno.

 

Fotos

Vídeos