Abre en Valladolid la primera peluquería para muñecas de Europa

Según la estilista y creadora del proyecto, Elena Cabezas, «el pelo de estas clientas requiere cuidados muy especiales»

Laura Negro
LAURA NEGRO

Le respalda su entusiasmo, una larga trayectoria y un apellido que parece premonitorio. Ella es Elena Cabezas, una peluquera vallisoletana con una clientela fiel que le apoya en todas sus aventuras de emprendimiento. Locura para unos y genialidad para otros, lo cierto es que su último proyecto empresarial, no deja a nadie indiferente. Elena ha puesto en marcha en el corazón del barrio de Parquesol, en Valladolid, la primera peluquería de muñecas de Europa.

Galería de imágenes

Siempre con cita previa, Barbies, Nancys, Nenucos y Monsters High acuden a este salón adaptado a las necesidades de esta curiosa clientela, con sillas, tenacillas y peines especiales para un peinado perfecto. Allí Elena les realiza todo tipo de tratamientos de belleza, son sumo cuidado y mimo. «Son clientas excepcionales. Nunca se quejan», bromea la estilista.

Elena Cabezas tiene a sus espaldas más de 20 años en la profesión. Aprendió de los mejores y se especializó en posticería y en tratamientos con productos ecológicos. Su afán por hacerse un nombre dentro del sector le llevó muy joven a montar su propio salón, en el que atiende a señoras, caballeros, niños, y desde el 2014 también muñecas. «Siempre me han encantado las muñecas y ahora las colecciono con mi hija Eylo. Por eso, cuando oí hablar de la peluquería ‘American Girls’ de Nueva York, especializada en muñecas, decidí que yo también quería tener mi propia peluquería dirigida a este segmento tan especial», explica.

El pelo de estas pequeñas clientas requiere cuidados muy especiales, por eso no sirve cualquier tipo de producto. «Utilizo champús y suavizantes específicos. No es un proceso complicado, pero si que tiene su técnica», concreta esta peluquera, que cada día recibe más muñecas desde diferentes puntos de España. «Trabajo con todo tipo de muñecas, aunque las más solicitadas son las de colección. Suelen ser piezas muy especiales, normalmente con cabello natural», aclara Elena, quien compagina su trabajo con estudios universitarios de filosofía.

Sesiones niña y muñeca

Irene tiene siete años. El día de esta entrevista llegó hasta la peluquería de Elena Cabezas preocupada porque la cabellera de su inseparable compañera de juegos, había perdido el lustre que solía tener. Esta pequeña confió a su muñeca de Bella a esta experta peluquera para que le devolviera el brillo a su enredada melena. «Quiero que nos peines igual», le pide tímidamente. Muy dispuesta, Elena da la bienvenida a estas dos clientas tan especiales y las invita a sentarse en sus correspondientes sillas. Primero trabaja con Bella y luego atiende a Irene y le hace el mismo peinado. En su peluquería de muñecas, Elena también asesora sobre su estilismo y las maquilla con productos no permanentes. «Mi trabajo me apasiona, y al final, eso es algo que los clientes notan. Disfruto mucho, me hace revivir mi infancia, pero reconozco que es más gratificante trabajar con personas», confiesa esta peluquera para quien el Facebook se ha convertido en un gran aliado a la hora de dar a conocer su nueva línea de negocio. «Normalmente con las muñecas trabajo a puerta cerrada. Me las traen y realizo los tratamientos fuera del horario de la peluquería. El precio medio por peinar y arreglar las puntas puede ser de 15 euros. Si se solicita un peinado más especial, el precio puede llegar a los 20 euros», puntualiza. «Estoy muy contenta. Ahora mi Bella ya no tiene tirones y vamos igual con el mismo peinado», dice la niña satisfecha por la experiencia vivida en la peluquería.

Fotos

Vídeos