El Norte de Castilla

Un Pentágono escéptico se prepara para colaborar con el antiguo enemigo ruso en Siria

Vista aérea del Pentágono, sede del Departamento de Defensa de Estados Unidos.
Vista aérea del Pentágono, sede del Departamento de Defensa de Estados Unidos. / Jason Reed (Reuters)
  • Si la tregua se mantiene durante una semana, las tropas estadounidenses aceptarán la colaboración con el contingente ruso

El Pentágono se prepara desde este lunes para implementar en Siria planes para una colaboración inhabitual con Rusia, uno de sus tradicionales enemigos, en caso de que el cese al fuego se consolide en este país devastado por la guerra.

Según los términos del acuerdo negociado la semana pasada por el secretario de Estado, John Kerry, y su homólogo ruso, Serguei Lavrov, las hostilidades deberían cesar en Siria desde este lunes, primer día de la celebración religiosa del Aid al-Adha. Si esta tregua se mantiene durante una semana, las fuerzas estadounidenses aceptarán colaborar en Rusia con el Ejército ruso.

"Pensamos que la única solución realista y posible al conflicto es, al final de cuentas, una solución política", ha insistido Kerry, que ha señalado que es "demasiado pronto para sacar conclusiones" sobre la tregua en vigor desde hace unas horas en Siria.

"Exhorto a todas las partes a apoyar (la solución política) porque puede ser la última chance que se tenga de salvar a una Siria unida", ha dicho el jefe de la diplomacia estadounidense, que dedica todos sus esfuerzos en las últimas semanas de la administración del presidente Barack Obama a intentar relanzar un proceso diplomático para Siria.

"Todo el mundo está listo para aplicar rápidamente este acuerdo si se supera el plazo de una semana, pero también estamos listos a renunciar si la tregua no se mantiene", ha precisado por su parte un alto funcionario del Pentágono.

Incluso si la tregua se mantuviera siete días, ello no supondría que automáticamente comenzara la cooperación con Rusia, ha señalado un segundo funcionario del departamento de Defensa estadounidense. "Los plazos son cortos pero la desconfianza es grande", ha indicado.

La primera medida de colaboración que se concretaría, según lo previsto actualmente, sería la instalación de un "centro" para compartir informaciones sobre los blancos potenciales a bombardear.

El centro estaría en Ginebra, Suiza, y los norteamericanos se asegurarían de que la manera en que obtuvieron las informaciones sobre sus blancos no sea compartida con los rusos.

Al menos en un primer tiempo no habría operaciones aéreas conjuntas, y el intercambio de datos estaría limitado a una lista de blancos potenciales, ha indicado uno de los funcionarios consultados.

La tregua, que debería iniciarse este lunes prevé que el régimen sirio cese los combates en las zonas en que se hallan los rebeldes "moderados". Los yihadistas del Frente Fateh al-Cham y el grupo Estado Islámico (EI) no están comprendidos en ella.

"No tengo razones para mostrarme optimista sobre la posibilidad de que la tregua se mantenga. Pero si llegara a ser así, tenemos la obligación de que funcione lo mejor posible", ha afirmado un funcionario del Pentágono refiriéndose a la cooperación con sus colegas rusos.