Un proyecto promoverá en Burgos la creación de islas de vegetación

  • El objetivo del mismo es atajar la severa reducción del proceso de polinización que se ha producido en el sudoeste de Europa

Relojes con estilo para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

¡¡Todos a 49€!!

Hasta 70%

Moda urbana para hombre

Hasta 80%

Moda clásica para hombre, mujer e infantil

Hasta 90%

Chaquetas y abrigos de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Calzado y complementos de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Bolsos de piel made in Italy

Hasta 80%

¡Todas las botas a 21.00€! ¡No te lo pierdas!

Hasta 70%

Calzado de original diseño para mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Muebles con estilo para tu hogar

Hasta 70%

Renueva tu comedor con muebles de diseño

Hasta 70%

Calidad y diseño en ropa de hogar

Hasta 70%

Moda casual para hombre y niño

Hasta 70%

Diseño y calidad al mejor precio

Hasta 80%

Elige el cabecero que más se adapte a la decoración de tu habitación

Las mejores marcas a los mejores precios

Decora las ventanas de tu hogar con originales estores

Las mejores marcas a los mejores precios

Tus marcas favoritas en deportivas técnicas y casual

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes para hombre y mujer

Hasta 70%

Textil hogar de diseño y calidad

Las mejores marcas a los mejores precios

Marcas deportivas en relojes de pulsera

Hasta 70%

Moda clásica para hombre y mujer

Hasta 80%

Chaquetas de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Calidad y diseño en tu hogar

Las mejores marcas a los mejores precios

Moda y complementos para hombre

Hasta 70%

La Universidad de Burgos comienza el proyecto POLL-OLE-GI SUDOE, un proyecto europeo INTERREG SUDOE que ha sido cofinanciado con fondos FEDER en la convocatoria 2016 con un total 1,1 millones de euros, lo que constituye el 75 por ciento del coste global del proyecto.

El objetivo del mismo es atajar la severa reducción del proceso de polinización que se ha producido en el sudoeste de Europa durante la última década, debido principalmente a la destrucción de hábitats y al colapso de las colonias de abejas como consecuencia del uso de plaguicidas y el cambio climático, hecho que se ha manifestado este mismo verano con especial virulencia en el sur de Francia.

Este proceso de pérdida de biodiversidad afecta muy especialmente a extensas áreas de cultivo de la Unión Europea donde se cultivan diferentes especies de plantas oleaginosas que deben ser polinizadas por insectos, especialmente el girasol y la colza.

El proyecto POLL-OLE-GI plantea promover y desarrollar islas y franjas de vegetación que provean durante el mayor tiempo posible de recursos florales a las comunidades de polinizadores naturales de los cultivos, tanto abejas como otros insectos de vida libre. Entre los resultados esperados se encuentra el aumento de la biodiversidad en el medio agrario del sudoeste europeo (región SUDOE), el incremento de la productividad de los cultivos de oleaginosas y la reducción de los riesgos de contaminación por plaguicidas para las abejas melíferas, cuyas poblaciones se encuentran en retroceso en amplias áreas de la región SUDOE.

Ayer y hoy, representantes de los diferentes centros de investigación participantes en el proyecto POLL-OLE-GI se han reunido en Universidad de Burgos para poner en marcha el consorcio que se encargará de su desarrollo. Este proyecto está coordinado por el Dr. Carlos Rad, Profesor del Grado de Ingeniería Agroalimentaria y del Medio Rural de la EPS de la Universidad de Burgos, y entre sus participantes se encuentran miembros del Grupo de Investigación en Compostaje de la UBU (UBUCOMP), el Grupo de Sociosistemas de la Universidad Autónoma de Madrid, el Centro de Ecología Funcional de la Universidad de Coimbra (Portugal), el Centro de Estudios Biológicos de Chizé (Francia), perteneciente a la red del CNRS, y el Instituto Nacional de Investigaciones Agronómicas INRA- Poitou Charentes (Francia). El proyecto cuenta entre otros, con el apoyo de la Consejería de Agricultura y Ganadería de la Junta de Castilla y León, la Unión Regional de Cooperativas Agroalimentarias URCACYL, la Unión de Campesinos de Castilla y León UC-CL, diferentes Grupos de Acción Local de la provincia e instituciones sin ánimo de lucro como la Fundación Oxígeno.

Durante la mañana del jueves 6 de octubre, los investigadores aprovecharon su estancia para visitar algunas de las localidades de la provincia de Burgos con mayor potencial para el desarrollo del proyecto y en las que se instalarían las islas de vegetación. Los estudios estarán centrados en los campos de girasol, por ser éste un cultivo tradicional en nuestra provincia, pero también en campos de colza, cultivo que se está introduciendo rápidamente dado su interés para la producción de piensos en alimentación animal.

Los laboratorios e invernaderos que el Grupo de Investigación en Compostaje (UBUCOMP) tiene en la EPS La Milanera, acogerán parte de las experiencias a desarrollar como son el diseño de las mezclas de enmiendas orgánicas más adecuadas para conseguir un buen asentamiento de la vegetación floral y su actuación como zonas tampón para evitar la difusión de plaguicidas desde los cultivos cercanos. Todas estas prácticas están encaminadas hacia lograr una agricultura más sostenible con el medio natural y a la preservación de actividades complementarias, como es el caso de la producción de miel, uno de los productos en los que la provincia de Burgos tiene un alto potencial de desarrollo.

Programa INTERREG SUDOE

El Programa INTERREG SUDOE apoya el desarrollo regional en el sudoeste de Europa financiando proyectos transnacionales a través del Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER).

El Programa promueve la cooperación transnacional para resolver problemas comunes a las regiones del sudoeste europeo, como la baja inversión en investigación y desarrollo, la baja competitividad de la pequeña y mediana empresa y la exposición al cambio climático y a riesgos ambientales.

El Programa INTERREG SUDOE (abreviatura de Programa de Cooperación Interreg V-B Europa Suroccidental) fue aprobado por la Comisión Europea el 18 de junio de 2015 con un presupuesto de 141 millones de euros.