Los Fósiles reivindican en su pregón de Medina mayor regulación de la música

Pregón de Medina del Campo a cargo de Los Fósiles. / Rodrigo Jiménez

La villa, que ha levantado este sábado el telón de sus fiestas patronales, acoge este domingo su primer encierro

Patricia González
PATRICIA GONZÁLEZMedina del Campo

La primera vez que se subieron a un escenario fue un 22 de mayo, día de Santa Rita, era un pequeño tablado para intentar animar al personal durante este día festivo. Desde entonces, el grupo musical Los Fósiles ha ido profesionalizándose y recorriendo el alfoz de Medina del Campo. Sus canciones, versiones de la «mejor época de la música nacional», como ellos mismo aseguran, se han convertido en el hilo musical de muchas de las fiestas patronales de la provincia de Valladolid. Este sábado, esta banda medinense vio como todo el esfuerzo empleado durante años fue recompensado con uno de los máximos reconocimiento que la villa de las ferias puede hacer a sus vecinos. Sus integrantes comprobaron lo que siente uno al ser profeta en su tierra, al ser los pregoneros de las fiestas patronales de Medina del Campo.

Su pregón, que contó con la presencia de multitud de vecinos de la localidad y de la comarca, se convirtió en uno de los más populares de los últimos años al aglutinar en una misma plaza a varias generaciones amantes de los 'hits' de la música de las décadas de los años 70, 80 y 90. Y es que bajo esta bandera, la de la creación musical, estos medinenses no quisieron desaprovechar la ocasión brindada por el Ayuntamiento para reclamar a las autoridades una mayor regulación del sector.

«La música, como arte, forma parte de la cultura y, por tanto, debe ser protegida tanto por los preceptos como por las instituciones que intervienen en todo el proceso normativo. Si bien la situación del momento parece lo contrario, hace sentir a los músicos poco menos que perseguidos, y esta no es una sensación que se quiera verter aquí gratuitamente, no es la opinión generalizada de todos los grupos y agrupaciones musicales de las más variadas tendencias y estilos que ahora existen en nuestra Medina y que han sido consultados».

Con esta rotundidad se subieron al escenario principal de la Plaza Mayor de la Hispanidad para mostrar una vez más la cara más afable y trabajadora de la cultura musical más popular de la zona. Curtidos en «multitud de bolos», muchos de ellos «sin cobrar ni un solo duro, ya que lo hacemos de manera desinteresada por colaborar con cualquier organización que nos lo pida», aseguraron varios de los integrantes de este conjunto medinense, que cantó la la jota de los novillos para deleite de los presentes, y que el próximo martes cumplirá con las expectativas de todos sus seguidores en el concierto que ofrecerán dentro de la programación oficial de San Antolín.

La cita protocolaria por excelencia de las fiestas patronales contó con la presencia de muchas de las autoridades de la provincia como el presidente de la Diputación de Valladolid, Jesús Julio Carnero, quien junto a muchos de los diputados provinciales (alcaldes de la demarcación de Medina del Campo) asistieron al acto para acompañar tanto a los medinenses como a la alcaldesa de la localidad, Teresa López, quien horas antes (en el chupinazo), además de celebrar el inicio de estas vecinos y lugareños a disfrutar del amplio programa festivo organizado.

Puesta de la bandera

Cómo viene siendo habitual desde hace décadas, a las doce de la mañana de ayer el centro neurálgico de la localidad se convirtió en el punto de encuentro de cientos de medinenses que acudieron a la puesta de la bandera (acto que da el pistoletazo de salida a las fiestas patronales), que concluyó con el canto de la jota de los novillos. Una vez finalizado ese momento, protagonizado por los abanderados de la peña Beodos, los medinenses se disiparon por las diversas zonas del casco urbano, ya que «San Antolín es una de las semanas más bonitas del año para reencontrarnos con los amigos y con la familia», como aseguraron algunos de los habituales a estas fiestas patronales que cada año acuden al chupinazo.

Finalizado el pregón, los medinenses pudieron disfrutar de la actuación del vallisoletano Jaime Valentín. Este artista fue el encargado de levantar el telón en el arranque de estas fiestas que, si el tiempo no lo impide, volverán a repetir las cifras de visitantes de la pasada edición, en la que miles de personas decidieron acercarse hasta la villa de las ferias para asistir a sus encierros tradicionales.

Y es que este año el municipio celebrará el 600 aniversario de los primeros documentos históricos en los que se hace referencia a estas sueltas que cuentan con multitud de adeptos. Tal es así, que hoy domingo, día grande de los medinenses, la localidad celebrará su primer encierro al estilo tradicional de la villa. Desde la parcela número 9, ubicada en el término municipal de El Campillo serán desenjaulados varios novillos pertenecientes a la ganadería de Francisco Madrazo de la Vadima, procedencia Santa Coloma-Linea Coquilla.

Procesión

Una vez finalice este espectáculo de carácter taurino popular tendrá lugar la procesión del patrón. El plato fuerte de la jornada será el concierto del grupo canario Efecto Pasillo, que animará a los presentes con el recital que ofrecerá a partir de las once de la noche en el escenario principal de la Plaza Mayor. Esta banda, que se presenta como uno de los platos fuertes de estas fiestas patronales, debutó en el año 2010 con la canción 'Chacho'.

Su estilo musical, que combina diferentes género como el rock, el pop, el funk y la música latina, ha conquistado a miles de personas en ambos lados del océano, pero no fue hasta su 'Pan y Mantequilla' cuando llegaron a lo más alto de las listas de multitud de cadenas musicales del país.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos