El triángulo de la discordia de los adoquines de la calle Jesús de Valladolid

El adoquinado marca los límites originales de la iglesia de Jesús./J. Sanz
El adoquinado marca los límites originales de la iglesia de Jesús. / J. Sanz

El nuevo diseño, que Ciudadanos calificó de «chapuza», dibuja el límite original de la fachada de la iglesia antes de ser recortada en 1885

J. Sanz
J. SANZValladolid

«Cuando por las prisas se te acaban las baldosas y te toca improvisar pasan cosas como esta. Nueva chapuza del equipo de Gobierno de Puente, ahora en la Calle Jesús, en el lateral del Ayuntamiento... ¿Será definitivo o es un parche?», criticaba el martes la aún portavoz del grupo municipal de Ciudadanos, Pilar Vicente, acompañando el mensaje del nuevo diseño del adoquinado de la recién abierta calle Jesús, que hoy discurre sobre el túnel de salida del aparcamiento subterráneo de la Plaza Mayor. Y es cierto que puede sorprender el picón de adoquines oscuros que concluye ante la fachada del templo y los bordes de baldosas más claritas que rodean el exterior. Pero todo tiene su porqué y las críticas de la concejala recibió una respuesta casi inmediata del alcalde, Óscar Puente; el concejal de Urbanismo, Manuel Saravia, y la propia Cofradía del Nazareno (con sede en la iglesia):«El triángulo que forma el pavimento representa el límite de nuestra iglesia antes de que fuese recortada –para alinearla al resto de edificios– en 1885 (el templo es del siglo XVII y sufrió un incendio en 1799)–», explicó la Hermandad.

«La pata hasta el corvejón»

El alcalde fue más explícito es su respuesta y le aclaró a la concejala de Ciudadanos, a la que acusó de que «no tener ni idea» y de «meter la pata hasta el corvejón», que «las baldosas estaban húmedas y manchadas por el cemento de la unión, pero son todas iguales». Y es que pensaba entonces que Pilar Vicente se refería al aparente cambio de color de los baldosines, que estaban recién colocados (la calle se reabrió el lunes entre la plaza y el cruce con Molinos). Pero no. La edil concretó, siempre a través de sus respectivas cuentas de Twitter:«El problema es que no se ha respetado el trazado original de la calle. ¿Qué sentido tiene ese cambio de baldosas en diagonal? No hay más ciego que el que no quiere ver». Y ahí, ya sí, se lo explicaron el regidor y los cofrades: «Ese cambio de baldosas representa la traza de la antigua fachada de la iglesia para dejar constancia de la historia de esa calle».

Pilar Vicente criticó que no se respetara el «trazado y que colocaran baldosas diferentes por las prisas»

Después llegó el turno del concejal de Urbanismo, Manuel Saravia, para aclarar las críticas de la concejala de Ciudadanos: «El diseño de la calle se realizó a petición de la Comisión de Patrimonio, que solicitó reflejar en el pavimento la planta original de la iglesia (sus cimientos salieron a relucir cuando se excavó el túnel) como recuerdo y memoria de la misma, al igual que se ha hecho en otros puntos de la ciudad ante hallazgos arqueológicos similares».

El alcalde, el concejal de Urbanismo y la cofradía le explicaron que se trata de una petición de Patrimonio

El teniente de alcalde lamentó, además, que Pilar Vicente despreciara con el término «chapuza», y por un evidente desconocimiento, «el trabajo de los demás, no solo de los políticos (algo que tampoco tiene porque estar bien), sino de los técnicos municipales que trabajaron en el diseño de la calle Jesús».