Un bloque residencial tapará la calva urbanística de Bajada de la Libertad

Solar del antiguo edificio de Monedero, en Bajada de la Libertad. /
Solar del antiguo edificio de Monedero, en Bajada de la Libertad.

El Ayuntamiento ultima los informes para permitir la construcción en el solar del antiguo edificio de Monedero

J. ASUA

Estaba a punto de convertirse en una de esas calvas históricas en el caserío de la capital, en un muerto urbanístico de complicada resurrección. Casi diez años después de que las excavadoras redujeran a escombros el antiguo edificio de Monedero, en los números 15 y 17 de Bajada de Libertad, el Ayuntamiento de Valladolid está finalizando los informes para permitir la construcción de un inmueble residencial en este reconocible solar del cogollo de la ciudad.

En la valla metálica que acota el terreno ya se anuncia la próxima edificación de un bloque de nueva planta. Tendrá cuatro alturas y albergará un total de 16 viviendas, de entre dos y cuatro dormitorios. Cuatro sótanos de garaje, con capacidad para 36 vehículos, y dos locales comerciales completarán la edificación, que será levantada por la empresa Norforest y comercializada por la firma Vallenova.

Los promotores tienen intención de comenzar la obra con carácter inmediato, una vez que la Concejalía de Urbanismo de luz verde a la intervención, que se ha retrasado por una complicada tramitación al tratarse de dos parcelas segregadas. En principio, el proyecto no presenta pegas, según reconocen en el departamento municipal.

Se borrará así la huella de uno de los contenciosos urbanísticos más sonados de los últimos años, que enfrentó al Ayuntamiento de Valladolid con la Consejería de Fomento de la Junta de Castilla y León y que acabó en los tribunales. El Consistorio presidido por León de la Riva autorizó en marzo de 2006 la demolición del edificio catalogado sin contar con la preceptiva autorización del Ejecutivo regional, como exigía la normativa. El Gobierno autonómico lo llevó a los tribunales y el TSJ acordó anular la orden municipal y suspender el derribo cuando estaba casi finalizado. Más tarde se decretó la ruina por el riesgo para los viandantes y se derruyó por completo.

Ya en 2011, tras la denuncia presentada por el PSOE por la manipulación del PGOU de la capital asunto aún pendiente de juicio, el TSJ confirmaba que la descatalogación del inmueble se pudo llevar a cabo gracias a la alteración del documento de planeamiento, concretamente del artículo 6. En este epígrafe se añadió un párrafo sobre el que se aprobó en el pleno, que permitía, a través del Plan Especial del Casco Histórico, de competencia municipal, descatalogar un edificio sin pasar la supervisión de la Junta. El tribunal consideró que este cambio fue de «gran calado» en cuanto que se obviaba la intervención de la Administración autonómica.

El futuro edificio se ha diseñado en su aspecto exterior con una estética similar al inmueble que sustituirá, aunque con todas las comodidades de un bloque residencial moderno. Los promotores esperan poder comercializar las 16 viviendas, 36 plazas de garaje y los dos locales a partir de septiembre.

 

Fotos

Vídeos