La DO Toro celebra la excelencia de su añada por segundo año consecutivo

Representantes del Consejo Regulador de la Denominación de Origen Toro y de las instituciones brindan en la Feria del Vino./Mariam A. Montesinos
Representantes del Consejo Regulador de la Denominación de Origen Toro y de las instituciones brindan en la Feria del Vino. / Mariam A. Montesinos

Ochenta expertos otorgan el máximo reconocimiento a los vinos de 2017, durante la celebración de la Feria del Vino

ALICIA PÉREZTORO (ZAMORA)

La Denominación de Origen Toro está de celebración este fin de semana y no solo por la organización de su Feria del Vino, en la que participan cerca de 30 bodegas, sino también porque la añada de 2017 ha recibido hoy la calificación de excelente, la máxima que se puede obtener y que ya recibió el año pasado la añada de 2016.

Es el resultado otorgado por el comité de expertos, compuesto por 80 sumilleres, bodegueros, enólogos, técnicos, miembros de otros consejos reguladores y periodistas especializados. Ha sido el presidente de la DO Toro, Felipe Nalda, satisfecho por la máxima puntuación, el encargado de hacer público el resultado en la Plaza de Toros del municipio zamorano de Toro.

Ha explicado Felipe Nalda que 2017 fue un año de sequía, con una pluviometría extrema, por lo que temían que la deshidratación diera unos vinos «un poquito cansados», lo que finalmente no ocurrió. Destacó el presidente que la cosecha no tuvo ningún problema fitosanitario, a lo que ya les tiene acostumbrados la zona, que cuenta con unos suelos que definió como excepcionales y uno de los viñedos más viejos de toda España y de Europa.

«Con todas estas herramientas y con el buen hacer de los viticultores y de los bodegueros, se llega a conseguir vinos de este calado», afirmó Felipe Nalda durante la inauguración de la Feria del Vino en la emblemática Plaza de Toros de la localidad.

En la cata de calificación de la añada de 2017, se cataron 12 vinos, concretamente, un malvasía sin barrica y un verdejo con barrica, además de tres vinos jóvenes de Tinta de Toro, la variedad principal de la Denominación de Origen, y siete vinos que han permanecido en madera desde la vendimia y que ya están en el mercado o que se comercializarán a partir de ahora.

El director técnico del Consejo Regulador de la DO Toro, Santiago Castro, explicó que los vinos habían gustado a los catadores y que tienen unos taninos bien definidos. Como novedad de la cata, destacó la presencia de un blanco en barrica y de tintos «bien definidos y con unos PH normalizados».

«Son unos vinos bastante fáciles de beber», explicó sobre una añada que fue seca por la falta de lluvia y que no tuvo ningún tipo de enfermedad. «Eso es bueno porque las uvas venían sanas, con un grado alcohólico y una estructura adecuadas», manifestó el experto.

En cuanto a la campaña que se espera para este año, el presidente del Consejo Regulador, Felipe Nalda, afirmó que viene muy bien debido a la cantidad de agua en el campo, después del «estrés hídrico importantísimo» que se había vivido antes de las lluvias. Ahora existe el temor de que pudieran aparecer enfermedades fúngicas, pero, hasta el momento, el estado sanitario es perfecto. «Si la cosa sigue así, vaticinamos una buena cosecha en producción y en calidad posiblemente también», afirmó el máximo responsable del Consejo Regulador.

El viceconsejero de Desarrollo Rural y director general del Instituto Tecnológico Agrario de Castilla y León (Itacyl), Jorge Llorente, aseguró que la calificación de excelente es «un acicate más al buen hacer y a la buena profesionalidad de los viticultores y bodegueros de la zona».

«Toro es una denominación que se ha caracterizado siempre por su gran dinamismo, ha sabido orientar su producción y conservar y mejorar la calidad y también comunicarla. No hay que olvidar que el vino de Toro tiene una gran historia, lo cual no quiere decir que vaya reñido con la innovación, historia e innovación pueden ir unidas y eso es lo que está haciendo Toro», manifestó.

Hay que destacar que desde el año pasado se trabaja en la certificación de la Ruta del Vino de Toro por la Asociación Española de Ciudades del Vino (Acevin). La presidenta de la Ruta del Vino, la bodeguera Beatriz Fernández, explicó que en estos momentos hay 28 socios y 43 inscritos, entre bodegas, establecimientos de hostelería y restauración o tiendas especializadas, entre otros. La presidenta mostró su satisfacción porque la Ruta recibirá próximamente subvenciones de la Diputación de Zamora y de la Junta de Castilla y León, y porque será el grupo de profesionales Welcome Castilla y León quien se encargará de la gerencia de la iniciativa turística.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos