El sector porcino pide en Zamora que no se le «demonice injustamente»

El sector porcino pide en Zamora que no se le «demonice injustamente»
El Norte

La Alianza y Cobadu muestran su apoyo a los profesionales y niegan que en Castilla y León haya un exceso de censo ganadero

ALICIA PÉREZZamora

El sector porcino en Zamora ha pedido que no se le «demonice injustamente» porque es uno de los más regulados y el único que tiene fijado por ley el tamaño máximo de las granjas. Así lo han manifestado responsables de la Alianza UPA-COAG y de la cooperativa Cobadu, que han celebrado en la provincia una jornada informativa sobre el sector porcino bajo el título 'Un modelo productivo sostenible', tras el movimiento en contra de las macrogranjas que ha surgido en la provincia.

Representantes de las organizaciones agrarias y técnicos han intervenido en la jornada celebrada este miércoles con el objetivo de dar su opinión sobre un sector «que ha estado callado escuchando durante meses como otro grupo de gente está dando opiniones, medias verdades, falsedades y alguna mentira sobre el sector y sobre cómo se está actuando«.

El presidente de COAG de Zamora, Lorenzo Rivera, que además es ganadero de porcino en Peleas de Abajo, aseguró que se está «demonizando injustamente a un sector que está haciendo las cosas bien o muy bien», según aseguró. Por su parte, el coordinador de la Alianza UPA-COAG, Aurelio González, defendió que Castilla y León es una zona importante de producción y comercialización de porcino, pero negó que haya un exceso de censo ganadero.

Según los datos facilitados, uno de cada siete kilos de carne de cerdo en España se produce en Castilla y León, que concentra el 14% de la producción nacional. Así, González aseguró que el modelo de producción es «el más exigente del mundo» y que, «siendo sostenibles», se aporta valor económico y valor social en el medio rural.

«No nos gustan todos los movimientos que se están dando para intentar frenar el desarrollo de nuestros pueblos o de las explotaciones de porcino. En cualquier otro sector se puede dar el problema de que sea una macrogranja porque no hay un tamaño definido, pero en el sector del porcino hay un tamaño definido máximo», manifestó el coordinador autonómico de la Alianza, quien defiende que hay que tener en cuenta si son granjas de agricultores y ganaderos que viven de ello o son proyectos de empresas que vienen de fuera. En este último caso, apuesta por exigir a las empresas el máximo rigor en la normativa medioambiental y de purines y que además de las granjas «traigan también las salas de despiece y los mataderos, que es lo que de verdad puede dar trabajo a las comarcas».

Respecto a las protestas por el temor a que ocurra en la región lo que pasó en otras comunidades como Cataluña o Aragón, Aurelio González sostiene que la diferencia es que antes no había una normativa que regulase los tamaños de las explotaciones y las distancias, mientras que ahora sí la hay. «En Castilla y León tenemos mucho territorio, mucho espacio y bien gestionado, con la normativa actual, no tiene por qué haber problemas medioambientales», afirmó.

«Respetuosos con el medio ambiente»

En este sentido, sostiene que la Alianza va a proteger y a defender a los ganaderos profesionales que quieren vivir de su trabajo en los pueblos. Asimismo, también participó en la jornada el responsable de porcino de Cobadu, Alberto Megía, quien puso en valor la labor que se está haciendo «cada día mejor» en el sector porque los ganaderos de hoy en día «son bastante más profesionales, más eficientes y, en todo lo posible, más respetuosos con el medio ambiente».

En la cooperativa Cobadu, el consumo de pienso para el porcino supone el 28% de lo que consumen todas las especies ganaderas. En la presentación de la jornada, el delegado territorial de la Junta de Castilla y León en Zamora, Alberto Castro, destacó que el porcino es un sector generador de riqueza y que en algunos sitios se está consiguiendo «de forma ordenada» luchar contra la despoblación. Además, aseguró que el manejo animal se hace de acuerdo a la normativa ambiental y que no es significativo el número de sanciones ni de incidencias medioambientales que se están produciendo en un sector «que está muy regulado y muy vigilado».

Las cifras aportadas por la Junta en la jornada reflejan que en el año 2005 había más de 3.700 explotaciones de porcino en la provincia de Zamora y que actualmente hay 853. Además, el delegado explicó que si se comprueban los datos de contaminación, no coinciden los lugares donde hay más carga ganadera y donde existe contaminación de agua.

Durante la jornada, Mercedes Sánchez, profesora titular del Departamento de Ciencias Agroforestales de la Universidad de Valladolid, presentó el proyecto Ammonia Trapping, que busca reducir las emisiones de amoniaco. El grupo de investigación trabaja e investiga desde hace 25 años con purines de ganado porcino y actualmente tiene instalados dos prototipos en una granja de porcino de la localidad palentina de Guardo. Días antes de la celebración de esta jornada, la Asociación Pueblos Unidos de la Comarca de Tábara había convocado una nueva manifestación en Zamora para este sábado contra los proyectos de granjas porcinas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos