La secretaria del Ayuntamiento de Peleas sostiene que puso reparos a las dietas sin justificar del exalcalde

El exalcalde de Peleas de Abajo, Marcelo Jurado, a la derecha, junto a los abogados de la defensa. /El Norte
El exalcalde de Peleas de Abajo, Marcelo Jurado, a la derecha, junto a los abogados de la defensa. / El Norte

El acusado de un presunto delito de malversación asegura que los cobros corresponden a dinero adelantado y nóminas atrasadas

Alicia Pérez
ALICIA PÉREZ

La secretaria-interventora del Ayuntamiento del municipio zamorano de Peleas de Abajo ha declarado hoy que puso reparos a los pagos en concepto de dietas sin justificar que presuntamente cobró el exalcalde Marcelo Jurado, acusado de un presunto delito continuado de malversación de caudales públicos. La Fiscalía y la acusación particular, que representa al Ayuntamiento de Peleas, le imputan haber cobrado «en concepto de dietas injustificadas» un total de 14.559,51 euros entre los años 2007 y 2009.

La secretaria del Consistorio ha declarado como testigo en la mañana de hoy en el juicio con jurado popular que se celebra en la Audiencia Provincial de Zamora contra el que fuera alcalde de la localidad entre los años 2003 y 2011, y contra el exteniente de alcalde y extesorero, Bernardo Prieto, acusado por la acusación particular como cooperador necesario  de un delito de malversación.

Durante la segunda jornada de la vista oral, la funcionaria del Ayuntamiento ha asegurado que puso reparos por cobro de dietas que no estaban justificadas y que su única función entonces como interventora era reparar esos pagos. «El que dirige el Ayuntamiento es el alcalde. La secretaria simplemente cuando pone dietas es porque lo dice el alcalde y las podía cobrar, pero luego no se justificaron», ha afirmado la secretaria-interventora durante su declaración, en la que ha reconocido que el exalcalde «en varias ocasiones adelantó dinero al Ayuntamiento, pero se le devolvió y ya no se le debía».

Además, aseguró que Marcelo Jurado era conocedor de esos reparos, algo que negó el exregidor, que en su declaración ante el tribunal del jurado incidió en su inocencia y en que jamás ha cobrado una dieta «ni justificada ni sin justificar».

Manifestó el expolítico que el dinero que aparecía en concepto de dietas en los cheques cobrados correspondía a nóminas atrasadas que le debía el Ayuntamiento, pero que se pusieron como dietas, y a dinero «que adelantaba a los alguaciles para gastos».

En este sentido, sostiene que fue la secretaria quien puso esos pagos como dietas, a pesar de que insiste en que no las ha cobrado nunca. Ha defendido el acusado además que «es todo una maniobra preparada a posteriori».

El otro acusado, Bernardo Prieto, exteniente de alcalde y extesorero del Ayuntamiento, ha declarado que todos los documentos que firmó estaban justificados y que en la documentación de los plenos se detallaban todos los pagos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos