El PSCyL pide un cambio «estructural» del sistema sanitario y cree que puede entrar en una fase «irreversible»

Manifestación por la mejora de la sanidad rural en Puebla de Sanabria (Zamora), con la presencia de la secretaria de Organización del PSOE de Castilla y León, Ana Sánchez, entre otros dirigentes. /Ical
Manifestación por la mejora de la sanidad rural en Puebla de Sanabria (Zamora), con la presencia de la secretaria de Organización del PSOE de Castilla y León, Ana Sánchez, entre otros dirigentes. / Ical

Una manifestación exige en Puebla de Sanabria (Zamora) mejoras en la Atención Primaria y la asistencia rural

El Norte
EL NORTEValladolid

La secretaria de Organización del PSOE de Castilla y León, Ana Sánchez, alertó hoy de que la sanidad está a punto de entrar en una situación «irreversible» en su provincia, Zamora, pero también en el resto de la Comunidad. Por ello, reivindicó una reforma «estructural» del sistema sanitario durante su participación en una manifestación en la localidad zamorana de Puebla de Sanabria.

En ese sentido, Ana Sánchez valoró la respuesta de la ciudadanía que aseguró sale a la calle para demandar mejoras en la sanidad, como a su juicio hizo este sábado la Alianza por la Unidad del Campo, UPA-Coag, que recalcó ha promovido una protesta en defensa de los derechos sanitarios de la población rural, que recalcó son ciudadanos de «primera», pagan los mismos derechos que el resto y por tanto, merecen una asistencia «digna».

«Estoy aquí como socialista y zamorana y vecina del medio rural», afirmó Ana Sánchez quien argumentó que el PP tiene la comunidad «incendiada» por el deterioro de la sanidad. «Vayas a la provincia que vayas, hay problemas con la asistencia sanitaria», dijo pero alertó de que el problema es «grave», Zamora. Por ello, Sánchez exigió a la Junta que den explicaciones, ya no a los representantes políticos, sino a los ciudadanos que se manifiestan en las calles.

Asimismo, la secretaria autonómica de Organización advirtió de que su partido no va a «consentir», ni permitir, que la situación en Zamora y la comunidad alcance un punto irreversible a la hora de adoptar medidas. Recordó que la Atención Primaria es la «puerta de entrada» al sistema sanitario, por lo que defendió que se ofrezca en unas condiciones «dignas» y rechazó la falta de médicos y que se cierren consultorios locales.

Igualmente, lamentó que la Junta genere más problemas a las personas que viven en los pueblos, algunas de ellas, mayores. Por ello, abogó por una reforma «estructural» del sistema, que se tripliquen los recursos de enfermería, así como por la asitencia a domicilio para que sea una «realidad». También propuso conceder incentivos a los médicos para que se queden en el medio rural. «Ya no sabemos a quien dirigirnos», dijo Ana Sánchez, si al presidente de la Junta, «que no se sabe si está o no», o al PP, que en este asunto «ni está, ni se le espera». Recalcó que «está en juego» la sanidad por lo que apuntó que si los 'populares' no saben, no pueden o no quieren, que se aparten. Además, aseguró que los socialistas se van a «dejar la piel» para que estén garantizados los servicios básicos en el medio rural.

El alcalde de Puebla de Sanabria, José Fernández Blanco, comparó la situación actual con la década de los 80 cuando exigían un «hospitalillo». «Vamos a volver a finales de los 80», dijo al tiempo que cuestionó la política que lleva a cabo la Junta. «El proyecto está agotado», dijo, al tiempo que consideró «fundamental» un cambio en las medidas.

«Nos parece que para hablar de despoblación, discriminación positiva, fiscalidad y accesibilidad antes tenemos que tener médicos», dijo el dirigente socialista. «Qué maestro va a venir aquí, que joven va a venir si no tiene maestro o médico», añadió.

Por su parte, el procurador socialista José Ignacio Martín Benito dijo que Sanabria se está convirtiendo en el paradigma de las políticas «caóticas» y añadió que en Zamora el problema se extiende a otras comarcas como Aliste o Benavente. Aseguró que a esta situación conducen las políticas del PP y la Junta y advirtió de que difícilmente se puede asentar población sin servicios públicos. Además, señaló que para recibir visitantes, es necesario contar con ellos.

Finalmente, señaló que la Junta está empeñada en cerrar Zamora y los pueblos, así como a firmar la partida de defunción de esta provincia. «Los socialistas no estamos por la labor», concluyó.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos