Preocupación entre pacientes y asociaciones contra el cáncer por la marcha de dos oncólogos de Zamora

Miembros de la Asociación Unidos Contra el Cáncer recogen firmas por la falta de oncólogos en la calle Santa Clara de Zamora./A. PÉREZ
Miembros de la Asociación Unidos Contra el Cáncer recogen firmas por la falta de oncólogos en la calle Santa Clara de Zamora. / A. PÉREZ

Creen que no ha habido suficiente previsión y el consejero de Sanidad pide que «no se alarme»

ALICIA PÉREZZAMORA

Tenía cita para revisión con el oncólogo a finales de octubre para ver cómo iba después de que finalizara el tratamiento de quimioterapia en 2016, pero un día antes le llamaron del Hospital Virgen de la Concha de Zamora para anular la cita. Le dijeron que ya le llamarían y se quedó tranquila porque pensaba que era cuestión de días. «No le di más importancia porque, como era puente, pensé que era por eso», explica, pero cuando vio las noticias sobre la falta de oncólogos en Zamora por la marcha, por el concurso de traslados, de dos médicos de los seis que había en el Servicio de Oncología, se asustó.

Le explicaron que se estaba ajustando la agenda, revisando las prioridades y que la prioridad eran los tratamientos. Todavía no le han dado una nueva cita para su revisión. «Que lo tuvieran previsto, que le estamos pagando con los impuestos de todos a gente para que gestione y no gestiona», explica molesta una paciente del Servicio de Oncología del Complejo Asistencial de Zamora.

Su estado, asegura, es de intranquilidad e inquietud. «Se genera una situación de estrés porque vale, todo está bien, pero ¿y si no está bien?», se pregunta. «Yo estoy más tranquila si me revisan porque los meses en un tema oncológico no es ninguna tontería», afirma a la espera de tener su cita cuanto antes. Lo que más le preocupa es la incertidumbre de no tener fecha prevista para su revisión. Si en 15 días, como máximo, no le han llamado para darle fecha, pondrá una reclamación en la Gerencia de Salud.

Es una de las pacientes del Servicio de Oncología del Hospital Virgen de la Concha afectada por las anulaciones de citas. El gerente del Complejo Asistencial, Francisco Montes, llamaba el martes a la tranquilidad porque «los tratamientos oncológicos se están prestando con normalidad y no está suponiendo ningún tipo de problema ni de riesgo para los pacientes». Ayer era el consejero de Sanidad, Antonio Sáez, quien pedía que no se alarme porque «no se han paralizado las consultas oncológicas», ya que se atienden las patologías más urgentes, según las declaraciones recogidas por Efe.

Una de las medidas que se ha puesto en marcha, a la espera de que se encuentre un profesional, es poner consulta de Oncología por las tardes dos días a la semana para que los cuatro especialistas que permanecen en el Hospital puedan atender a todos los pacientes.

La plantilla orgánica de Zamora es de cinco oncólogos, pero había un sexto contratado debido a que había bajas frecuentes de un facultativo y una reducción de jornada, motivo por el que hasta ahora eran seis médicos.

Pacientes prioritarios

El consejero aseguró que esta situación ha llevado a modificar las agendas de los facultativos y que se han aplazado las revisiones anuales para atender a los pacientes prioritarios.

Desde la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC) de Zamora, su presidente, Alfonso Fernández Prieto, ha explicado que la falta de oncólogos ha supuesto «una alteración importante» en la citación de los enfermos. «Las imprevisiones de este tipo están ocasionando malestar, daño, incertidumbre y dolor a gente que son inocentes», asegura el presidente. Explica que la asociación no ve bien que surjan estas imprevisiones, pero reconoce que «conciliar el derecho del traslado de los facultativos y el derecho a la asistencia es muy complicado y es lo que ha provocado este problema», que en el caso de la especialidad de oncología es «muy difícil de llevar porque la patología es muy compleja y muy perentoria».

La asociación entiende que no ha habido una previsión suficiente para pensar en esta situación y el presidente asegura que los enfermos a los que les han cambiado la cita están preocupados porque algunos tienen pruebas hechas previamente y en algunos casos, cuando les anulan las citas, es «sin una solución a corto plazo».

«Les preocupa mucho porque el cáncer es una enfermedad muy controlable hoy día, pero que genera mucha angustia en el enfermo. Yo creo que se va a corregir, pero el problema es que lo hagan en el mínimo tiempo posible», considera.

Esta situación ha llevado a la Asociación Unidos Contra el Cáncer a salir esta semana a la calle para recoger firmas y presentar quejas ante el Procurador del Común de Castilla y León. Hasta ayer la entidad había recogido 800 firmas aproximadamente. Pilar de la Higuera, portavoz de la Asociación Unidos Contra el Cáncer, considera que poner consultas por la tarde no es la solución porque es «una sobrecarga» para el Servicio de Oncología.

«Los oncólogos bastante tienen con estudiar cada caso detenidamente. Esto no es un supermercado ni un abrir 24 horas. Lo que necesitan los enfermos de cáncer es tiempo de atención en consulta y tiempo de estudio de cada paciente», defiende Pilar de la Higuera, quien cree que la medida perjudica enormemente tanto al personal como a los pacientes.

«Esto tenía que haber estado previsto mucho antes y no lo ha estado. No se está pensando en lo que psicológicamente significa para un paciente que le aplacen una consulta», manifestó.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos