La Junta solicita un informe sobre la adecuación de las preguntas de las oposiciones de enfermería

Oposiciones a enfermería./Gabriel Villamil
Oposiciones a enfermería. / Gabriel Villamil

Opositoras muestran su malestar y «enorme decepción» por la pérdida de tiempo y dinero y UGT convoca una manifestación

Alicia Pérez
ALICIA PÉREZZamora

La Gerencia Regional de Salud ha solicitado al presidente del tribunal de las oposiciones de enfermería del pasado 12 de mayo un informe sobre la adecuación de las preguntas del ejercicio al temario que figura en la convocatoria del proceso selectivo.

Es la medida adoptada por la Junta de Castilla y León ante las críticas al tipo de examen al que se enfrentaron el pasado domingo los opositores para optar a 1.754 plazas convocadas en la comunidad, unas quejas que han motivado la convocatoria por el Sector de Sanidad de UGT Castilla y León de una manifestación para el 23 de mayo ante la Consejería de Sanidad.

Ésta ha informado de la decisión que ha adoptado de pedir un informe al presidente del tribunal. Esto ocurría después de que el vicepresidente y portavoz de la Junta, José Antonio de Santiago-Juárez, anunciara en la rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno que Sanidad iba a sugerir al tribunal de las oposiciones que revisara si algunas preguntas no se ajustaron al temario y en el caso de que así sea, anularlas.

Tras las críticas que ha recibido el examen, que el Consejo de Enfermería de Castilla y León sostiene que no se ajustó a la realidad de la profesión, la Consejería de Sanidad ha explicado que los vocales integrantes del tribunal calificador son profesionales de enfermería, en uno de los casos con representación sindical y que el tribunal actuará con plena autonomía, «siendo responsable del estricto cumplimiento de las bases de la convocatoria».

«La Consejería no puede, ni debe, tomar decisiones sobre la idoneidad de unas u otras preguntas. Tampoco debe entrar en consideraciones sobre una mayor o menor dificultad de la prueba que, en cualquier caso, lo ha sido para todos los opositores», ha defendido la Consejería en un comunicado, en el que además recuerda que los aspirantes podrán plantear alegaciones fundadas contra las preguntas o respuestas planteadas en la prueba y que será el tribunal quien finalmente determine la puntuación necesaria para superar el proceso selectivo.

El malestar por las últimas oposiciones de enfermería en Castilla y León es patente entre opositoras que se encontraron el pasado domingo con un examen que no se esperaban. Es el caso de una enfermera de Valladolid que se examinó en la sede de Salamanca.

«Es una decepción y un engaño porque hay muchas preguntas que no se asemejan al temario, muchas que a día de hoy seguimos sin poder encontrar en nuestros apuntes y que ni las academias se han puesto de acuerdo todavía en cuál es la respuesta correcta», sostiene la aspirante a conseguir una de las plazas convocadas.

«Realmente te sientes engañada porque dedicas muchísimo tiempo a esto, dinero, sacrificas familia…», explica y hace un alto en la conversación porque se emociona. Trabaja como enfermera interina desde hace 15 años y ha vivido «una anulación en 2015 a dos semanas de la oposición, un examen en 2016 con muy pocas plazas y con un nivel muy difícil y ahora un examen con muchas preguntas que no se asemejaban al temario».

«Sientes que se están riendo de tu profesión, de ti y del sacrificio que haces porque hay mucha gente que nos hemos pedido reducciones de jornada, permisos y hemos gastado nuestras vacaciones para hacer estas oposiciones y es injusto que un tribunal haga ese tipo de preguntas», subraya.

También se presentó a la oposición en Salamanca otra enfermera de Valladolid que habla en los mismos términos. «Yo había estudiado mucho, era un examen preparado por academia y me encontré con un examen que las preguntas no se correspondían con el temario que había estudiado y que eran básicamente médicas», asegura. Afirma que siente mucha frustración porque ha perdido casi un año de su vida en un examen que no se corresponde con lo que ha estudiado.

«Cuando el examen se convierte en una lotería, todos tenemos las mismas oportunidades, con lo cual yo tengo compañeras que no han tocado un libro y han sacado más nota que yo», manifiesta sobre una prueba que consta de noventa preguntas tipo test más nueve de reserva.

El Consejo de Enfermería de Castilla y León ha denunciado en los últimos días que el examen «no se ajustó a la realidad de la profesión», con más preguntas sobre medicina y legislación que sobre los cuidados enfermeros. Su presidente, Alfredo Escaja, considera triste que se haya llegado a producir esta situación. «Cada vez que vemos más preguntas que han salido, nos indignamos más», manifiesta y atribuye esta situación a que «de enfermería hablan y hacen las preguntas quienes no saben porque en la Consejería no hay enfermeros que tengan responsabilidad en los puestos de decisión».

Numerosas quejas han llegado también a la Federación de Servicios Públicos de UGT de Zamora, que pondrá autobuses gratuitos desde la ciudad para acudir a la manifestación en Valladolid. El portavoz, Jerónimo Cantuche, quien además es enfermero del Complejo Asistencial, ha incidido en la desventaja que suponen estas oposiciones respecto a otras comunidades porque «el nivel de exigencia no tiene nada que ver y aquí se ha huido del cuerpo de conocimientos de la enfermería».