Emotiva despedida a «un benaventano de pro» y una persona «bandera»

La Plaza Mayor de Benavente, durante el acto de inauguración de las Fiestas del Toro Enmaromado en homenaje a Santiago Domínguez. /A. Pérez
La Plaza Mayor de Benavente, durante el acto de inauguración de las Fiestas del Toro Enmaromado en homenaje a Santiago Domínguez. / A. Pérez

Benavente y sus peñas enmudecen en el inicio de las fiestas en homenaje al torilero de 59 años fallecido en la Plaza de Toros

Alicia Pérez
ALICIA PÉREZZamora

Era un benaventano de pro, un fiel defensor de su pueblo, de las Fiestas del Toro Enmaromado y de las costumbres y la tradición de su tierra. Como amante de los festejos que Benavente celebra durante la semana del Corpus, todos le recuerdan ejerciendo de torilero durante los espectáculos taurinos o llevando en los desfiles la bandera de la peña San Isidro, vestido de verde y blanco y con fajín azul. Santiago Domínguez Rodríguez era el abanderado de la peña e incluso sus amigos y conocidos le llamaban 'Santi bandera' porque siempre era el encargado de llevarla al inicio de la comitiva. Era, en palabras del alcalde, Luciano Huerga, «una persona bandera».

Casado, sin hijos y de 59 años de edad, era albañil y colaboraba de forma voluntaria desde hace 25 años con la Plaza de Toros de Benavente como encargado del toril. Además de peñista, era miembro de la Asociación Benaventana del Toro Enmaromado (ABTE) desde su fundación.

Más información

Las trece peñas oficiales del Toro Enmaromado, las no oficiales y los vecinos del municipio zamorano han enmudecido esta tarde en el inicio de las fiestas en homenaje a uno de los benaventanos más ligados e implicados con su pueblo y con sus tradicionales festejos. Tal es así, que la concejala de Fiestas, Patricia Martín, aboga por poner su nombre, Santiago Domínguez, a la Plaza de Toros. Era como su casa y en ella falleció en la tarde del domingo, al poco de comenzar el concurso de cortes, cuando el primer toro de la tarde se giró bruscamente tras salir al ruedo y le corneó en el cuello.

Estaba haciendo «lo que más le gustaba» y lo que había hecho cientos de veces durante muchos años como colaborador del coso benaventano.

Integrante de la peña San Isidro, ha ocupado diferentes cargos en su directiva y era su representante en la Coordinadora de Peñas, entidad que aglutina a las trece agrupaciones oficiales de las fiestas.

En la coordinadora trabajó durante años codo con codo con la actual concejala de Fiestas, Patricia Martín. También lo hacía actualmente como colaborador de los festejos. «Era una persona muy implicada en las fiestas, muy querida por todo el mundo, por todo el pueblo, por todas las peñas», explica la concejala sobre una persona para la que, se pregunte donde se pregunte, no faltan halagos.

Los benaventanos le recuerdan como una persona muy alegre, fantástica, excepcional. Aseguran incluso que «personas como Santiago hay muy pocas y él era una de ellas». 

Destacaba por su implicación y colaboración con las fiestas y porque siempre estaba si se le necesitaba. «Ha sido un peñista ejemplar y una persona ejemplar en todas las vertientes de la vida», recuerda la responsable municipal de Fiestas.

Desde el trágico suceso de la tarde del domingo, que ha marcado las populares Fiestas del Toro Enmaromado, los benaventanos están «conmocionados, abatidos, rotos y en shock».

Es el sentir también de la Asociación Benaventana del Toro Enmaromado, a la que pertenecen un centenar de personas entre mayores y niños. Su presidente, Roberto Fernández, le recuerda como una persona muy comprometida con el pueblo, con las fiestas y muy colaborador. «Estamos consternados y hechos polvo», explica. Los miembros de la asociación recibieron la triste noticia al llegar a Benavente el domingo, procedentes de la localidad toledana de Yuncos, donde habían participado el fin de semana en el Congreso de Toros de Cuerda.

La asociación, junto a la peña San Isidro, los compañeros de la Plaza de Toros y el resto de las asociaciones taurinas del municipio han organizado un homenaje el jueves antes de la celebración del concurso de cortes que fue suspendido el domingo. Pronunciarán unas palabras en su memoria, desplegarán una pancarta y colocarán un ramo de flores en la puerta del toril antes del inicio del concurso. «Era una persona humilde, muy colaborador, pero sin querer ser protagonista de nada, simplemente por el bien de las fiestas», explica el presidente.

Otra de las asociaciones taurinas de Benavente es Charamandanga. Sus integrantes conocían a Santiago Domínguez desde siempre. En la tarde del domingo muchos de ellos estaban sentados en el tendido, a la izquierda del toril, en la zona que tradicionalmente ocupa la asociación en la Plaza. «Ha sido un palo muy grande», explica el presidente, José Ángel Romero. Recuerda ver a Santiago Domínguez vivir las fiestas con alegría. «Le encantaban las fiestas, las peñas, su peña, los toros. Era un benaventano de pro», afirma.

Las fiestas, esas que tanto amaba, han comenzado hoy de forma oficial únicamente con el acto de inauguración como homenaje al benaventano. Todos los demás actos se suspendieron y se han decretado dos días de luto.

Las peñas y los asistentes al acto de inauguración en la Plaza Mayor han enmudecido durante un minuto. El chupinazo se ha celebrado en silencio, sin la típica música de las charangas. La Banda de Música Maestro Lupi ha sustituido el «Amigo conmigo vente» por una marcha fúnebre en memoria del torilero. Unas horas antes se ha celebrado la misa de funeral en la iglesia de Santa María del Azogue. Después, los restos mortales del fallecido han sido incinerados en el Tanatorio Virgen del Carmen.