Detenidos por usar recetas falsas que permiten fabricar «droga de los pobres»

Detenidos por usar recetas falsas que permiten fabricar «droga de los pobres»
Marta Moras

La operación policial se ha llevado a cabo en coordinación con el Colegio de Farmacéuticos de Zamora

El Norte
EL NORTEValladolid

La Policía Nacional ha detenido en Zamora a dos hombres por usar recetas falsificadas para adquirir un medicamento con el que se fabrica la droga denominada Karkubi, conocida también como «droga de los pobres» por su bajo precio, lo que ha hecho que se extienda su uso en barrios desfavorecidos.

La operación policial se ha llevado a cabo en coordinación con el Colegio de Farmacéuticos de Zamora después de que los detenidos supuestamente se hubieran desplazado por distintas localidades para adquirir en farmacias el medicamento con el que se elabora esa droga, según ha informado hoy la Policía Nacional en un comunicado.

Los detenidos son dos varones de nacionalidad española, J.M S.P. de 32 años, y J.L G.G. de 37, ambos con un extenso historial delictivo y al segundo de ellos también con una orden de búsqueda judicial en vigor.

La operación policial que ha desembocado en las detenciones se inició en diciembre, cuando se detectó en varias farmacias de Zamora el uso de estas recetas, que eran falsificaciones de muy buena calidad.

Los detenidos se desplazaban en un vehículo que estaba preparado para el transporte de sustancias estupefacientes en diversas cavidades ocultas en el interior en las que se localizaron varias cajas de Rivotril que habían obtenido en distintas farmacias.

El Rivotril es una benzodiacepina, una sustancia que es muy demandada para elaborar una droga de nuevo cuño denominada Karkubi, que prolifera entre los ciudadanos marroquíes de los estratos sociales más desfavorecidos.

La droga Karkubi, que puede provocar alucinaciones y conductas psicopáticas, se ha detectado tanto en Marruecos como en barrios marginales de ciudades españolas.

A los detenidos, que hoy han sido puestos a disposición judicial, se les investiga por presuntos delitos de falsificación de documento oficial, contra la salud pública y por pertenencia a grupo criminal.

La investigación, que se mantiene abierta, se ha extendido también a otras provincias tanto de Castilla y León como de otras comunidades autónomas.