FRANCISCO GUARIDO CANDIDATO DE IU A LA ALCALDÍA DE ZAMORA

«Hemos demostrado que un grupo de izquierdas que nunca había gobernado puede hacerlo mucho mejor que el PP»

Francisco Guarido, junto a Miguel Ángel Viñas y militantes de Izquierda Unida de Zamora. /A. Pérez
Francisco Guarido, junto a Miguel Ángel Viñas y militantes de Izquierda Unida de Zamora. / A. Pérez

Guarido, que repetirá como candidato de IU, cree que están «en magníficas condiciones» de poder revalidar la Alcaldía

Alicia Pérez
ALICIA PÉREZ

Tras recibir esta mañana el respaldo unánime de la asamblea de Izquierda Unida, el actual alcalde de Zamora, Francisco Guarido, repetirá como candidato en las elecciones municipales. Asegura que el ánimo es bueno para intentar revalidar la Alcaldía y que IU no sale a esta cita electoral ni a ganar ni a perder, sino «a trabajar por la ciudad».

-¿Les ha costado mucho a sus compañeros de partido convencerle para que repita como candidato?

-Un poco sí, la verdad. De hecho, cuando empecé como alcalde según pasaban los meses era como un reloj de arena dado la vuelta y ver cuánto te queda. Esa era mi idea, pero no ha salido nadie que quiera estar al frente de la candidatura. Estoy seguro de que no ha salido nadie porque me quieren arrastrar a mí otra vez a ser el cabeza de lista y no me puedo negar porque llevo en Izquierda Unida desde que se creó y mis compañeros, los más veteranos y los más jóvenes, me empujan a ello. Yo no puedo tampoco defraudar. Hemos hecho un buen trabajo y tengo que seguir para continuar, pero sobre todo porque me lo piden y me dan empujones hacia adelante todos mis compañeros.

-¿Está cansado después de estos cuatro años como alcalde?

-Estoy cansado como cualquier trabajador que tiene 35 años de rodaje en la profesión. El trabajo en la política quema mucho, pero también sacas fuerza de una ideología concreta que tienes y de unas ganas de transformar cosas en tu ciudad. Por lo tanto, es verdad que estoy cansado, pero también que voy a aguantar otros cuatro años al frente de la Alcaldía.

-¿Cree que tiene posibilidades IU de gobernar el Ayuntamiento de Zamora otros cuatro años?

-Creo que sí. La cuenta que hemos planteado en la asamblea es que creo que casi el 30% de personas del censo que nos votaron en 2015 están contentas con el trabajo que se ha hecho y que hay incluso otras personas de otros partidos o gente que se incorpora joven como nuevos votantes que pueden ver bien lo que se ha hecho. Creo que votos no vamos a perder, sino que vamos a ganar y, por lo tanto, creo que estamos en magníficas condiciones de poder revalidar la Alcaldía. Si no la revalidamos y tenemos que estar en la oposición, seguiremos trabajando por la ciudad como lo hemos hecho estando en la oposición.

-¿Qué le dice la gente por la calle?

-La gente me anima tanto como mis compañeros. Por la calle la pregunta en este último año siempre ha sido la misma, «te tendrás que presentar», y yo no decía nada esperando a ver qué pasaba. Al final he tenido que decir sí y efectivamente me presento. En la ciudad palpo mucha simpatía de la gente hacia nuestro grupo y tengo la sensación de que la gente está convencida de que nosotros vamos a aumentar en votos y que además somos la gran esperanza para mucha gente de esta ciudad que va en un espectro político muy amplio. Es algo que no había pasado nunca en Izquierda Unida, que nos puede votar gente desde el centro hasta la extrema izquierda. Eso desborda el ámbito político natural de Izquierda Unida y por eso creo que vamos a sacar buenos resultados, con ayuda de mucha gente moderada del centro que cree que lo hemos hecho bien y mucha gente de extrema izquierda que cree que se han conseguido cosas también con una ideología muy concreta que ellos mantienen.

-¿Qué tiene Izquierda Unida de Zamora o Guarido para conseguir esto?

-En estos 20 años hemos conseguido captar la confianza de la gente, gente que nunca había votado a IU. La hemos captado con una revista que llega a todos los buzones cada mes y medio dando información. Eso la gente lo agradece mucho. Esa es la gran clave, que con nuestro trabajo nos hemos ganado la confianza de mucha gente, hemos demostrado que un grupo de izquierdas que nunca había gobernado en Zamora puede hacerlo mucho mejor que el Partido Popular, que somos gente honrada, que somos gente que trabaja por nuestra ciudad y que con esa austeridad que nos caracteriza, no nos hemos metido nunca en ningún barullo político que haya hecho perder dinero al Ayuntamiento. Creo que la gente valora muchísimo la prudencia que tenemos a la hora de acometer proyectos y a la hora de controlar gasto.

-¿Cuáles son los principales logros de Izquierda Unida en estos cuatro años?

-Lo que he llamado siempre el milagro de una buena gestión y el milagro de hacer más con menos dinero, como lo haría cualquier trabajador en su casa. Hemos bajado los tributos, hemos conseguido el doble de inversión en estos cuatro años que en los últimos cuatro, hemos logrado poner en funcionamiento las dos fundaciones que existen en el Ayuntamiento y hemos quitado la deuda, 14 millones de deuda bancaria. Con el mismo dinero que tenían los anteriores, hemos logrado rentabilizarlo muchísimo más en beneficio de la ciudad y eso es lo que nos está agradeciendo la gente en la calle.

-¿Ha funcionado el gobierno de IU con el PSOE?

-Ha funcionado. Llevamos casi cuatro años, creo que se podrá sacar alguna puntilla de alguna cosa concreta que haya sucedido en el pasado, pero básicamente el pacto IU-PSOE ha funcionado bien, correctamente.

-¿Por qué tiene que gobernar IU otros cuatro años? ¿Qué le queda por hacer?

-Todas las obras que hemos empezado durante 2018 y 2019. Tenemos muchos proyectos de obras por realizar que tenemos que acabar de rematar y sustituir todos los contratos que en estos momentos están caducados. Cuando entramos en 2015 solo nos encontramos problemas, una caja vacía y ningún proyecto, por tanto partíamos básicamente de cero. Quien entre en el gobierno en junio de 2019 va a partir de una situación muy beneficiosa tanto en términos económicos como en términos de gestión y de maquinaria. El camino que nos queda es mucho y esto ya es una máquina que lleva una velocidad de crucero y no una velocidad de ralentí, que es con la que lo encontramos.