Condenado a 30 años por agresión sexual y abusos continuados a sus hijas menores en Zamora

Audiencia Provincial de Zamora./Luis Calleja
Audiencia Provincial de Zamora. / Luis Calleja

Abusó de una de ellas durante 7 años

El Norte
EL NORTEValladolid

La Audiencia Provincial de Zamora ha condenado a penas que suman treinta años y cuatro meses de prisión a un padre por delitos continuados de agresión y abusos sexuales a una de sus hijas durante siete años, y por un delito de abusos sexuales a otra hija, ambas menores de edad cuando ocurrieron los hechos.

La sentencia, contra la que cabe recurso ante el Tribunal Supremo, ha atendido las tesis defendidas por el abogado de la acusación particular, Javier Ramos Álvarez, y el fiscal Evaristo Antelo, frente a lo sostenido por el condenado, que en la vista oral celebrada a puerta cerrada negó los hechos.

Aún así, el tribunal, según han explicado a Efe fuentes de la causa tras la sentencia notificada hoy, no ha considerado que los delitos contra la principal víctima debieran computarse por separado, como 96 agresiones sexuales y 416 casos de abusos, sino de forma conjunta como delitos continuados.

De esta forma, la pena inicial de 5.620 años prisión se ha reducido ostensiblemente.

Al padre se le ha condenado a trece años y siete meses de cárcel por el delito continuado de agresión, a ocho años y nueve meses de prisión por el continuado de abuso sexual y a ocho años de cárcel por un delito de abuso del que fue víctima la otra hija.

Además se ha fijado una indemnización de 30.000 euros para una de las hijas y 6.000 para la otra.

El tribunal ha basado la condena en los testimonios de los familiares y las propias víctimas que declararon en el juicio y ha resaltado, tras lo visto en el juicio, que no hay posibilidad de que exista un móvil espurio en la denuncia y el testimonio de la víctimas.

Las agresiones sexuales, según ha estimado probado la Audiencia Provincial de Zamora, se repitieron varias veces a la semana desde el año 2010 y para evitar que la menor contase lo ocurrido el condenado utilizó la violencia y la intimidación.

De forma concreta, el tribunal ha reconocido que el padre amenazó a la menor con hacerle daño a ella o a su madre si contaba lo ocurrido.

En el juicio, celebrado a finales del mes de mayo, declararon una decena de testigos entre los que figuraron la madre de las víctimas y mujer del condenado, así como otros hijos de la pareja, otros familiares del padre y personal de los Servicios Sociales.

Las dos víctimas ratificaron en la vista oral los hechos que en su momento confesaron ante la Policía y en el juzgado que instruyó los hechos, descubiertos a raíz de la confesión de una de las niñas a una compañera de clase y la denuncia posterior de familiares de esta última.

La principal víctima sufrió los abusos y las violaciones durante siete años, desde que tenía doce, a lo que se sumaron agresiones físicas y amenazas del padre con ánimo intimidatorio, según relató.

Cuando se celebró el juicio, el abogado de la acusación, Javier Ramos Álvarez, indicó que las dos víctimas habían ratificado los hechos con un relato coherente, ajustado a lo manifestado en anteriores declaraciones y que se realizó «sin quiebra en su testimonio».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos