Caja Rural de Zamora aumenta su beneficio en un 21,5%, hasta los 20,1 millones de euros

El presidente de Caja Rural de Zamora, Nicanor Santos, y el director General, Cipriano García, en la presentación del balance de 2018./Alicia Pérez
El presidente de Caja Rural de Zamora, Nicanor Santos, y el director General, Cipriano García, en la presentación del balance de 2018. / Alicia Pérez

La entidad financiera, que tiene una red de 92 oficinas en Zamora, Valladolid, León y Orense, mantiene su compromiso de no cerrar ninguna

Alicia Pérez
ALICIA PÉREZZamora

Caja Rural de Zamora logró aumentar su beneficio en el año 2018 en un 21,5%, hasta alcanzar los 20,1 millones de euros. La entidad financiera consiguió así mejorar sustancialmente su rentabilidad, unos datos que son muy satisfactorios para la Caja.

Así lo ha explicado hoy el director general, Cipriano García, durante la presentación del balance y la cuenta de resultados del año 2018, un ejercicio en el que la entidad abrió dos oficinas nuevas en Valladolid y León y en el que mantuvo su compromiso de no cerrar ninguna oficina, a pesar de que haya pueblos donde empieza a dejar de ser rentable mantenerlas. «Entendemos que nuestro compromiso con nuestros socios, con nuestros clientes y con la sociedad zamorana requiere un esfuerzo», manifestó el director general.

En estos momentos, Caja Rural de Zamora cuenta con 92 oficinas en las provincias de Zamora, Valladolid, León y Orense.

La entidad también aumentó el año pasado su volumen de negocio, con un total de 3.361 millones de euros, un 7,5% superior a 2017. Este es un hecho que la entidad considera muy positivo porque consolida una tendencia al alza iniciada en el año 2015 y que permite afirmar al director general «que ya vamos superando la crisis de los últimos años».

Cipriano García aseguró que es una satisfacción profesional y personal presentar un año más unos resultados que definió como muy satisfactorios.

«Este año 2018 representa la consolidación y el compromiso que este proyecto de Caja Rural tiene con esta provincia, con Zamora y con todos los territorios donde nos vamos expandiendo», manifestó.

Por su parte, el presidente, Nicanor Santos, trasladó la satisfacción del Consejo Rector por los resultados obtenidos. «2018 ha significado un año histórico para esta Caja Rural. El afán de superación de todos ha supuesto la consolidación y el aumento del balance con nuestros firmes pilares de nuestro modelo de banca de personas y de cercanía», señaló.

Los datos reflejan que la Caja aumentó significativamente la concesión de nueva financiación a empresas y particulares, hasta alcanzar los 600 millones de euros, un 13,5% más que en 2017. Además, concedió el 64,1% de los saldos hipotecarios firmados en la provincia.

Destaca también en el balance del año pasado el aumento de los recursos gestionados, con un crecimiento del 6,7%, y de los recursos propios, que alcanzan los 200 millones de euros, con un aumento del 18,1% respecto a 2017.

Respecto a la tasa de morosidad, hay que destacar que se sitúa en el 5,3%, dato inferior al registrado por el sistema financiero, debido a la menor exposición relativa de la entidad al sector inmobiliario.

Además, la ratio de solvencia se sitúa en el 16,2%, cifra muy superior al mínimo exigido, que es del 8%; mientras que la ratio de eficiencia fue del 45% en 2018, «una de las mejores del sistema financiero español».

Otro de los datos destacados del balance es que de las 10.133 solicitudes de la PAC que se presentaron en la provincia de Zamora en 2018, un total de 5.184 se domiciliaron en la entidad. Esto supone un porcentaje del 51,6%.

Caja Rural de Zamora, que cuenta con 277 empleados, 49.000 socios, 149.000 clientes y 233 cooperativas asociadas, es la entidad financiera con la red de oficinas más importante de la provincia de Zamora, con un total de 63.

«Entendemos que a medida que los grandes bancos se van aglutinando y van siendo más grandes, nuestra filosofía de banca de cercanía tiene más razón de ser», destacó el director general, quien añadió que la apuesta de la entidad es «la confianza, la personalización y el conocimiento de las personas».