El Ayuntamiento de Zamora llega a un acuerdo con el arquitecto sobre el pago pendiente de la rehabilitación del castillo

El alcalde de Zamora, Francisco Guarido. /El Norte
El alcalde de Zamora, Francisco Guarido. / El Norte

La institución abonará a Francisco Somoza 190.000 euros, un 44% de lo que tendría que pagar si no prospera el recurso

ALICIA PÉREZZamora

El Ayuntamiento de Zamora ha llegado a un acuerdo con el arquitecto Francisco Somoza sobre el pago pendiente del proyecto de rehabilitación del Castillo de la ciudad. La institución abonará al arquitecto zamorano 190.000 euros por todos los conceptos, lo que supone el 44% de lo que tendría que pagar si no prospera el recurso.

De esta forma, el equipo de Gobierno pretende zanjar definitivamente lo que define como «otra de las herencias lastrada de corporaciones anteriores». En este caso, se trata del pago de los honorarios por la redacción del proyecto de rehabilitación del edificio y jardines del Castillo, llevados a cabo entre los años 2008 y 2009.  El alcalde, Francisco Guarido, ha explicado que el Ayuntamiento abonará 190.000 euros por todos los conceptos y que se pone fin a este contencioso que se viene arrastrando desde hace años y que en estos momentos se encuentra en vía judicial.

Esta cuantía supone tan solo el 44% de los 430.000 euros que estima Guarido que tendría que abonar el Ayuntamiento (incluidos  los 296.283 euros del coste del proyecto, los intereses y las costas procesales) en el caso de que el recurso presentado le fuera desfavorable. Además, es el 64% de lo que en su día presupuestó la anterior alcaldesa, Rosa Valdeón, y finalmente no fue abonado en base a los informes contrarios de la Intervención municipal.

Guarido ha recordado que el conflicto se originó cuando el arquitecto Francisco Somoza presentó la factura por la redacción del proyecto del Castillo, pero unos años después de que la obra fuera ejecutada, lo que dio pie al informe de la Intervención por una posible prescripción de la deuda.

Esta prescripción fue confirmada en instancias de la Junta de Castilla y León, por lo que la empresa del arquitecto reclamó el pago por vía judicial, pero en ese caso no al Ayuntamiento, sino a la Fundación Baltasar Lobo.

«Herencia negra»

El Juzgado le otorga la razón y condena al Ayuntamiento al pago de la deuda pendiente, además de los intereses de demora y los gastos procesales, en base a que el abono de las obras fue realizado por la Fundación, pero con los fondos procedentes exclusivamente del Ayuntamiento, por lo que debe ser también esta institución local la que se haga cargo de la deuda reclamada. 

Si bien el Ayuntamiento recurrió, el alcalde considera «muy razonable» el acuerdo alcanzado con el arquitecto, ya que en el probable caso de que sea ratificada la sentencia, el Ayuntamiento debería hace frente a más del doble de esa cantidad.

Francisco Guarido ha asegurado que esta es la consecuencia «de una forma de proceder en anteriores corporaciones con contratos a dedo y al final la obra la pagaba el Ayuntamiento». También entiende que algo tendrían que decir al respecto «el actual viceportavoz del Grupo Popular, como responsable en su día de la tercera fase de la obra, y la portavoz actual, como presidenta que fue de la Sociedad de Turismo».

El regidor de la ciudad ha afirmado que es un asunto que viene preocupando al actual equipo de Gobierno desde su toma de posesión «porque es otro de los agujeros dejados por el Partido Popular y es otra herencia negra dejada a este equipo de Gobierno a la que damos salida honrosa, razonable y muy beneficiosa para los intereses generales del Ayuntamiento», según sus declaraciones.

 

 

Fotos

Vídeos