El alcalde de Toro niega que se insultara al portavoz del PP en el Ayuntamiento

El equipo de Gobierno espera que el concejal popular retire su denuncia

ALICIA PÉREZ

El alcalde de Toro, Tomás del Bien, ha desmentido las "graves" acusaciones del portavoz del PP en el Ayuntamiento, José Luis Prieto, de que había recibido insultos por parte de la teniente de alcalde y concejala de Economía, Ángeles Medina, tras la celebración del pleno.

La Alcaldía ha explicado que es cierto que durante el desarrollo del pleno y "en el contexto del puro debate político", la concejala acusó a Prieto Calderón de mentir. "Lo hizo en su derecho a réplica ante las mentiras que éste estaba profiriendo en sesión plenaria y ante la falta de respeto hacia la concejal de Urbanismo y la secretaria municipal, a las cuales, poniéndonos en el extremo de Prieto, también el mismo insultó faltando a la verdad y poniendo en tela de juicio su trabajo", explican desde la Alcaldía en un comunicado, en el que añaden que la concejala actuaba en ese momento como portavoz del Grupo municipal Socialista y que "se vio obligada a tal acusación ante las afirmaciones" del otro concejal, "que no se ajustaban a la realidad".

Una vez concluido el pleno, aseguran desde el equipo de Gobierno que el concejal del PP se dirigió a la primera teniente de alcalde recriminándole "insistentemente" que le hubiera llamado mentiroso. Esto obligó a la concejala, según aseguran, a contestarle y le dijo "no tienes vergüenza del daño que estás haciendo a Toro en la Diputación Provincial".

En este sentido, asegura el equipo de Gobierno en el Consistorio toresano que es "vox pópuli" que el popular va diciendo que "A Toro ni agua".

Niegan también desde la Alcaldía que Tomás del Bien cogiera del brazo a la concejala del equipo de Gobierno. "En el momento que la señora Medina se retiraba al gabinete de Alcaldía, el señor Prieto persiguió a la teniente de alcalde, momento en el cual la concejala popular Ana Castaño se llevó al enfurecido vicepresidente de la Diputación", aseguran.

Además, explican que el concejal ha pedido en dos ocasiones a la Alcaldía la protección de la Guardia Civil durante la celebración del pleno, pero que en ningún momento fue insultado ni amenazado por ningún ciudadano. "Más bien parece una actitud pueril del señor Prieto, que enrabietado, cual niño pequeño, quiere llamar la atención y no tiene otro modo de hacerlo que éste", manifiesta el equipo de Gobierno, que lamenta que el edil del Partido Popular abandone el salón de plenos "sin esperar a las preguntas que le puedan formular los ciudadanos".

Esperan desde el equipo de Gobierno que se retire la denuncia porque esta versión de los hechos "no corresponde en modo alguno con lo acontecido en el contexto del puro debate político en sesión plenaria y después de ella, y porque con su denuncia solo evidencia una rabieta infantil y una constante necesidad de aparecer en los titulares de prensa".