Yordanov acerca el arte clásico a «los valores de plástico» con 'Realismo clástico. El Rey Desnudo' en Valladolid

Exposición 'Realismo Clástico' / LIDIA RECIO

La exposición la ha presentado el presidente de la Diputación Jesús Julio Carnero, el delegado territorial de la ONCE, Ismael Pérez y el propio artista

El Norte
EL NORTEValladolid

El artista búlgaro Daniel Yordanov acerca el arte clásico al mundo de los «valores de plástico», la actualidad, a través de la «franqueza» y «sensibilidad» de la «mirada de un niño» sobre las «inquietudes» de los momentos «candentes» actuales en la exposición pictórica 'Realismo clástico. El Rey Desnudo', que se puede visitar hasta el 19 de mayo en la sala de exposiciones de la Diputación de Valladolid.

Esta exposición, que han presentado este viernes el presidente de la Diputación, Jesús Julio Carnero; el delegado territorial de la ONCE, Ismael Pérez, y el artista, Daniel Yordanov, también incorpora la iniciativa 'Visualizarte', que da la posibilidad a las personas invidentes de «ver el arte con otros ojos» mediante una escultura plástica de Luz González-Vadillo, que al tacto emula la imagen de uno de los cuadros de Yordanov.

«Di siempre lo que piensas, sin importarte lo que los demás piensen de ti», advierte Hans Christian Andersen en la fábula 'El Rey Desnudo', obra que da título y ejerce de hilo conductor de esta exhibición porque ha inspirado a Yordanov a mantener la «pureza y franqueza de la mirada de un niño» a la hora de crear las 14 piezas de gran formato que arropan la sala de exposiciones de la institución provincial.

A base de óleo, pintura acrílica, trazas de minerales, como oro, o pigmentos naturales sobre lienzo, el artista búlgaro ha creado una serie de pinturas «poco ortodoxas» en las que mezcla a personajes clásicos, religiosos o de cintas de ficción con animales, campos de municipios vallisoletanos, los movimientos independentistas o la contaminación, así como con el amor.

Todo ello, como ha explicado él mismo en declaraciones recogidas por Europa Press, con el objetivo de ofrecer una «experiencia enriquecedora» a los espectadores y «unir sensibilidades» a través de la mirada de las figuras protagonistas de sus obras.

En este sentido, Jesús Julio Carnero, ha destacado que la muestra de Yordanov supone la creación de un «estudio de alta artesanía» con una filosofía artística basada en «la fórmula que adoptaban los antiguos maestros de los oficios artísticos», lo que ha calificado como «original y novedoso», y ha aplaudido el «talento, la sensibilidad y la calidad técnica» del artista.

Accesibilidad

«Tiene una visión artesanal de la pintura, que nos muestra una forma de expresarse con un estilo contemporáneo, narrativo y cercano, con el objetivo de llegar a todos», ha apuntado también Carnero sobre Yordanov, para resaltar que, además, elabora, «con entusiamo», un proyecto «sorprendente» que «pretende ser accesible».

En este aspecto, Ismael Pérez ha agradecido la «sensibilidad» tanto del artista como de la Diputación de Valladolid por ofrecer una exhibición accesible y mandar así un «mensaje» para que el derecho de «disfrutar del arte» se extienda a todos los sectores, como el de las personas con discapacidad visual.

«El arte es igual de importante que otros ámbitos de la vida, nos completa y nos hace mejores personas», ha aseverado, para recordar que, en el marco del proyecto piloto 'VisualizARTE', esta muestra incluye también obras plásticas que permiten a los espectadores invidentes reconocer las propuestas de Yordanov.

Resurreción del mecenazgo

Por otro lado, Daniel Yordanov ha llamado a las instituciones a «resucitar el mecenazgo», que en la actualidad es «prácticamente inexistente», para los proyectos creativos de los artistas de Castilla y León, donde, como ha incidido, existe una «extraordinaria sensibilidad».

Igualmente, ha agradecido a la Diputación por haber entendido que el arte es una «seña de identidad» que «marca la cultura del lugar donde se realiza» y ha recalcado sentirse «orgulloso» de pertenecer al colectivo artístico castellanoleonés porque «lucha sin césar» por hacerse un hueco en los espacios culturales.