Voluntariado Animal critica la gestión de la perrera de Valladolid tras el contagio de varios animales

Animales en el centro canino municipal. /GABRIEL VILLAMIL
Animales en el centro canino municipal. / GABRIEL VILLAMIL

La asociación lamenta que el Ayuntamiento «acuse directamente a los voluntarios» de ocasionar el problema y reclama «más atención sanitaria y correctas medidas de higiene»

EL NORTEValladolid

La asociación Voluntariado Animal Valladolid (Volanvall) criticó ayer la gestión de la perrera municipal, después de que el Ayuntamiento anunciara que restringirá las visitas y que elaborará unas directrices de acceso a los voluntarios, al detectar el pasado 12 de agosto un episodio de vómitos que ha afectado a varios animales de las instalaciones municipales.

Volanvall censura que se haya culpado «única y principalmente a cinco personas que acuden a visitar a los animales para darles cariño e intentar adopciones responsables», cuando «los perros y gatos están solos y sin atención veterinaria durante las tardes, noches, fines de semana y festivos».

«No es la primera que esto ocurre ni será la última», aseguran los voluntarios, quienes defienden que «como en cualquier lugar donde hay una alta concentración de animales permanentemente, las enfermedades y los contagios son inevitables». Aún así, reclamaron «la correcta, pautada y constante atención veterinaria y las correctas medidas de higiene y profilaxis, que pasan por ampliar el horario de atención».

Las voluntarias defienden que la semana del 12 de agosto, «cuando se observó que un número significativo de animales presentaba vómitos y decaimiento», dieron parte de la situación. «A pesar de eso, se nos culpó de las diarreas debido a nuestras caricias, y todo teniendo en cuenta que la Policía Municipal de Valladolid ha sido requerida por el servicio para seguirnos en nuestras visitas y levantar acta si tocábamos algún animal».

«El Ayuntamiento ya trató el año pasado de evitar nuestra presencia, prohibiéndonos durante unos meses realizar fotografías y vídeos de los perros», aseguran. «Siempre hemos mantenido que la perrera de Valladolid es una de las mejores de España, pero hay que avanzar más para que sea la mejor y que sea no solo una perrera, sino un centro de protección animal», añaden, al tiempo que reclaman una reunión con el concejal Antonio Otero. «Los animales no enferman porque reciban cariño, sino por falta de alimentación, aguas estancadas, falta de higiene y carencia de atención veterinaria», concluyen.

Volanvall defiende su labor y asegura que 57 adopciones responsables de las 116 registradas por el servicio en el primer semestre del año se han gestionado a través de su página web y sus redes sociales.