El viento obliga a cerrar el Campo Grande