Viana cierra sus fiestas de invierno con el último toro de San Blas

Varios jóvenes corren delante del segundo toro de San Blas, en la última jornada de fiestas invernales./S. F.
Varios jóvenes corren delante del segundo toro de San Blas, en la última jornada de fiestas invernales. / S. F.

Los astados acusaron el cansancio del sábado y ofrecieron menos dinamismoa esta segunda suelta

S. F.Viana de Cega

Viana de Cega puso ayer punto y final a sus fiestas de invierno en una jornada donde el principal reclamo fue el segundo y último encierro del fin de semana. La sexta edición del toro de San Blas estuvo marcada por un encierro menos dinámico y vistoso que el celebrado el pasado sábado, en el que los toros dieron más juego y entraron mejor a los jóvenes aficionados.

‘Sevillano’, el toro de la ganadería El Raso de Portillo, fue adquirido por la Asociación Taurina ‘El Polvorín’ y acusó el cansancio de la jornada anterior. Su salida desde corrales no fue tan potente y quedó emplazado varios minutos en el recorrido, donde los jóvenes cortadores incitaron al animal para que diera juego con algún que otro corte.

Pasados unos minutos, los bueyes llevaron al astado de vuelta a chiqueros para dar paso a la segunda suelta, un toro colorado más ágil y enérgico que completó varias veces el recorrido del encierro para deleite de los asistentes en las talanqueras. Tras varios cortes y embistes, el animal perdió ritmo y tuvo que ser recogido por los bueyes, que después de varios intentos lograron finalmente reconducirlo a corrales. Lo mismo ocurrió con los otros dos astados, que cerraron un encierro en el que no hubo que lamentar incidentes.

Las bajas temperaturas se hicieron notar en la afluencia de gente, que tras una hora y media de encierro siguió celebrando la jornada a ritmo de charanga y degustando las tapas en los establecimientos. Como punto final a estos días, una actuación teatral para niños y mayores en la Plaza Mayor cerró los festejos populares de invierno en Viana, que ya mira a las fiestas de verano.