El verano deja nueve muertes en accidentes de tráfico en Valladolid y eleva a trece el balance del año

Circulación intensa en la autovía de Castilla (A-62), a su paso por el término municipal de Geria a primera hora de la tarde de ayer/Rodrigo Jiménez
Circulación intensa en la autovía de Castilla (A-62), a su paso por el término municipal de Geria a primera hora de la tarde de ayer / Rodrigo Jiménez

Las autovías A-6 y A-62 concentran siete fallecidos frente a tres en las vías convencionales

J. Sanz
J. SANZValladolid

La muerte de una niña de ocho años registrada a media mañana del pasado viernes en la autovía de La Coruña, a su paso por Villanueva de los Caballeros, cerró una semana negra y un verano trágico en las carreteras de la provincia que deja nueve fallecidos en accidentes de tráfico en los últimos tres meses. De manera que a estas alturas del año son ya trece las personas que han perdido la vida sobre el asfalto, dos de ellas en la capital (un motorista y un peatón) y el resto en diferentes puntos de la geografía vallisoletana. Las autovías, pese a no ser el objetivo principal de las últimas campañas de seguridad vial (más dirigidas a las vías secundarias), encabezan la lista negra de escenarios con siete muertes entre la A-6 y la A-62.

La última operación retorno de las vacaciones, sin embargo, transcurrió con normalidad en las carreteras de la provincia, aunque con «circulación intensa» en las dos principales autovías, como son las citadas A-6 y A-62, que soportaron el grueso de los cerca de cien mil desplazamientos previstos desde que arrancó el operativo a las tres de la tarde del pasado viernes. Apenas unas horas antes, a las once y media de la mañana, perdió la vida una niña de ocho años al colisionar dos coches en la autovía de La Coruña, en Villanueva, donde resultaron heridos dos familiares de la pequeña, de 72 y 16 años; además de dos ocupantes del otro vehículo implicado. Este siniestro fue el tercero mortal registrado en una semana después de los que se cobraron otras dos vidas los días 26 y 27 de agosto (una mujer y un motorista de 27 años) en la misma autovía y en la A-62.

La semana pasada, pese a todo, no fue la peor en lo que a siniestralidad se refiere. Ese dudoso honor lo acapararon los últimos días de junio, nada más comenzar el verano, cuando perdieron la vida cuatro personas en cinco días (entre el 24 y el 28) fruto de tres accidentes en carretera y de un atropello ocurrido en la calle Mieses de la capital (el único registrado este año en la ciudad). El más aparatoso, sin duda, fue el siniestro registrado el 28 de junio en la A-6, en Medina del Campo, donde murió un conductor de 68 años que circuló durante un kilómetro y medio en sentido contrario.

Entre sendas semanas negras de junio y agosto se produjo otro siniestro mortal, esta vez en un camino de Castroverde de Cerrato, donde murió un hombre de 77 años en una colisión entre dos turismos el 7 de julio. Antes, el 1 de junio, murió un músico de 51 años en un vuelco en Olmedo.

Tres motoristas y un peatón

Las nueve muertes de los últimos tres meses se suman a las cuatro registradas a comienzos de año. En el primer siniestro mortal, registrado el 11 de enero en la avenida de Zamora, a la altura de Pinar de Jalón (allí se instaló después un avisador de velocidad), donde murió un motorista de 57 años. Pasarían más de tres meses sin víctimas hasta que otro motorista, de 66 años, falleciera en un alcance cuando se incorporaba a la A-62 desde Cabezón. De manera que son tres los motoristas que han perdido la vida este año, además de un peatón y nueve conductores y ocupantes de turismos.

Las autovías A-6 y A-62, con cuatro y tres víctimas, respectivamente, concentraron siete de los trece siniestros mortales, frente a los tres registrados en las carreteras convencionales (N-610, Cl-610 y VA-140).

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos