Las ventas vallisoletanas a Reino Unido caen el 30% en dos años por el 'brexit'

El del caucho es uno de los principales sectores en materia de exportación. /El Norte
El del caucho es uno de los principales sectores en materia de exportación. / El Norte

Las empresas de la provincia venden en el exterior 4.042 millones hasta septiembre, el 6,3% menos

Ángel Blanco Escalona
ÁNGEL BLANCO ESCALONAValladolid

Dicen que llegar arriba es difícil, pero que mantenerse lo es más. Podría decirse que es lo que le ha sucedido a las exportaciones de Valladolid (de toda la comunidad autónoma), ya que después de cuatro años batiendo récords, en 2017 aflojaron el ritmo y en este 2018, aún más. Pero en un sector tan dependiente de la industria del automóvil como el que nos ocupa, la lectura no es tan simple. Mientras las ventas totales de las empresas vallisoletanas en el extranjero acumulan en los nueve primeros meses del año un retroceso del 3,2%, según los datos de la Junta,; o del 6,6%, según el ICEX (este ofrece información más pormenorizada, pero difiere en el computo de las operaciones y fechas de recepción), el principal responsable de la bajada es la sección de 'material de transporte', con una caída superior al 7%. Mientras tanto, otros productos sí mantienen el pulso.

El sector del automóvil exporta más del 80%de su producción y las noticias sobre una desaceleración en la recuperación económica europea, unida a la incertidumbre sobre el futuro de las motorizaciones, están pasando factura tanto a Renault como a la industria auxiliar. Vehículos, automóviles y sus componente representan el 52%del total de exportaciones de Valladolid.

A la vez, el caucho y sus manufacturas, que de la mano de Michelin supone el 4,9% de lo que se envía al exterior, acumula entre enero y septiembre un aumento del 12,9%, hasta los 198 millones de euros. Los productos agroalimentarios 'made in Valladolid', que tienen una cuota del 4,6%, registran un aumento de ventas también del 4,6%, hasta los 186 millones. Yel sector de bebidas, fundamentalmente representado por las bodegas de la provincia, crecen el 3,5% en los nueve primeros meses de 2018, con una participación en el total del 2% y 79,7 millones de euros.

Balanza en negativo

No son los únicos sectores que ven incrementado el volumen de su negocio exterior. Con productos por valor de 33 millones vendidos en más allá de las fronteras, el sector de los huevos y lácteos presenta un crecimiento del 5,7% y el de las materias plástica y sus manufacturas aumenta el 19,1%, hasta los 40,8 millones de euros.

Entre los diez principales productos exportados por las empresas de Valladolid, el que peor evoluciona en lo que va de año es el de los aparatos y el material eléctrico (caída del 52,5%, hasta los 25,1 millones). Muebles, sillas y lámparas, por su parte, registran un descenso del 17,1%, hasta 36,1 millones.

Otros bienes cuyas ventas también crecen, pese a que su peso en el global es inferior del 1%, son los de semillas oleaginosas y plantas industriales (40%), papel, cartón y sus manufacturas (105%) y preparaciones alimenticias diversas ( 72%).

En el acumulado de los nueve primeros meses de 2018, las exportaciones totales vallisoletanas ascienden a 4.864 millones (Junta) o 4.042 millones (ICEX). Pese al retroceso, la cifra es más que notable si se coloca en perspectiva. No en vano, Valladolid llegó al pinchazo de la burbuja inmobiliaria y al fin de la bonanza económica con un volumen de exportaciones de 3.380,9 millones de euros en el año 2008. Cuatro años después, en 2012, seguía más o menos en cifras parecidas (3.592), pero desde entonces la progresión ha sido sobresaliente. En 2013 crecieron el 28,6%; un año después lo hicieron el 17,9% y en 2015, el 1,1%. Al ejercicio siguiente el incremento fue del 4,6% y por fin, el 2017, el total de ventas en el exterior creció el 0,5%, hasta totalizar la cifra récord de 5.797,6 millones de euros. Son cinco ejercicios consecutivos de incrementos, que se verán truncados en este 2018, en el que según informó la Consejería de Economía y Hacienda hace unos días el sector exterior de la comunidad autónoma está restando (tres décimas) al crecimiento económico de Castilla y León.

De hecho, el déficit de la balanza comercial vallisoletana supera los 1.100 millones de euros, ya que las importaciones en el periodo enero-septiembre ascienden, según la Junta, a 6.004 millones. Su evolución es prácticamente plana (-0,2%).

Las que aguantan

En lo que va de año, el número de empresas exportadoras vallisoletanas asciende a 1.231, después de que 2017 se cerrarse con la cifra récord de 1.437, el 0,6% más que en el ejercicio previo. Algo menos de un tercio de ellas (386 este año, 412 el pasado) son pymes que facturan en el exterior menos de 50.000 euros.

El ICEX informa también de cuántas son las empresas con la consideración de 'exportadoras regulares', es decir, que han enviado sus productos al exterior en los cuatro últimos años consecutivos. Este dato es de particular importancia, ya que casi el 40% de las empresas que exportan suelen dejar de hacerlo sin llegar a tres años consecutivos, debido sobre todo a lo caro y engorroso del proceso, en especial para las que no cuentan con estructura estable para hacerlo. Pues bien, el colectivo de exportadoras regulares lleva cinco año incrementándose en la provincia vallisoletana, desde las 369 del año 2013, hasta las 487 registradas en los primeros nueve meses del presente ejercicio. También la cifra de pequeñas y medianas exportadoras consolidadas (con menos de 50.000 euros de ventas en el exterior) sigue una buena progresión y ha pasado de 201 a 247 en el mismo periodo.

Camino por recorrer

En cualquier caso, la importancia de lo conseguido no quita para que siga siendo conveniente pisar el acelerador y aumentar el espectro de quienes ven el planeta (o al menos el continente) como un mercado potencial. Valladolid no ocupa un lugar particularmente destacado en el 'ranking' de provincias exportadoras. De Castilla y León es, claro está, la que mayor volumen de ventas tiene en el exterior, con el 40% de enero a septiembre, pero en España se queda en una discreta 17ª posición, con una participación inferior al 2% esta año. En 2015 y 2016 llegó a ocupar su mejor posición, la 15ª, con el 2,2%.

 

Fotos

Vídeos