Los vecinos de Valverde de Campos honran a su patrón, San Urbano

Inicio de la procesión, con la iglesia parroquial al fondo. /FERNANDO FRADEJAS
Inicio de la procesión, con la iglesia parroquial al fondo. / FERNANDO FRADEJAS

Sus habitantes llaman la atención por la despoblación en el medio rural

Miguel García Marbán
MIGUEL GARCÍA MARBÁN

«Entre peñas de páramos pardos, de las aguas cunas de placer, San Urbano bendito patrono, de los niños bendice al nacer». Esta es una de las estrofas que los vecinos de Valverde de Campos cantaron este sábado con motivo de la celebración de la festividad de su patrón en una jornada que estuvo marcada por el buen tiempo y el ambiente festivo.

A media mañana tuvo lugar en la iglesia de Santa María la misa, que fue oficiada por el párroco de la localidad, Francisco Casas, quien durante la homilía recordó que San Urbano fue el papa número 17 sucesor de San Pedro.

El sacerdote también destacó que, en unos tiempos de paz, el santo «se dedicó a cuidar la vida espiritual de los cristianos y a reclamar los bienes que habían sido confiscados por los romanos».

Los vecinos siguen el recorrido procesional.
Los vecinos siguen el recorrido procesional. / F. F.

A continuación, y en medio de las músicas de los dulzaineros 'Los del Mayo', se inició la procesión, en la que fue portada a hombros por las calles del pueblo la imagen del santo patrón, una interesante talla del siglo XVIII que el profesor Jesús María Parrado, en el Catálogo Monumental del Antiguo Partido Judicial de Medina de Rioseco, acerca a la gubia del escultor riosecano José de Sierra.

Durante la procesión, los vecinos cantaron el himno al patrón, entonando que «somos Cristo los hombres de Campos de Castilla entre olas de mies, que al patrono mártir dedicamos la corona de palma y laurel». La procesión fue presidida por el párroco y por el alcalde, Enrique del Campo, quien sustituyó a Francisco Rodríguez, tras su fallecimiento, el pasado mes de enero en su primera legislatura como regidor de Valverde de Campos.

Enrique del Campo deseó una feliz fiesta del patrón a todos los vecinos y familiares, quienes, tras la procesión, dieron buena cuenta de sabrosas viandas en un vino español servido en la plaza.

Un centenar de habitantes

Por la tarde, los más pequeños fueron los protagonistas en distintos juegos y un divertido hinchable, que dio paso a la actuación de canción española de Güisi Muñoz, quien cautivó a todos los presentes con temas populares de coplas, rumbas y sevillanas, que pusieron el mejor final a la fiesta de San Urbano.

Entre los vecinos que no se quisieron perder la celebración de la festividad de San Urbano, se encontraba el veterano Teodoro Martín, quien, a sus 75 años, recordó que hace años, cuando en el pueblo había más de dos centenares de habitantes, las fiestas, que «eran esperadas como agua en mayo», eran algo mejores, con más animación y duraban más, no faltando el baile con orquesta en la plaza y la limonada de los jóvenes en las peñas, sin olvidar las carreras de cintas a caballo.

Martín expresó su orgullo de tener como patrón del pueblo a todo un papa, a la vez que recitó el refrán de «San Urbano quita pan y no da vino», para explicar cómo las heladas de estos días pueden afectar a los majuelos y a los campos de cultivo.

Ahora, Valverde de Campos, municipio situado a unos 37 kilómetros de la capital vallisoletana, sufre también el mal de la despoblación. Por eso, Teodoro Martín quiso romper una lanza en favor de la vida en los pueblos, a la que considera «un verdadero lujo». El censo de Instituto Nacional de Estadística recoge apenas 100 habitantes censados en 2018.

En cuanto al futuro, el veterano vecino lanzó un mensaje a los políticos para decirles que «hay que dar vida a Rioseco para que estos pueblos no decaigan, pues si Rioseco va a menos, los pueblos pequeños desaparecerán».