Vecinos de Laguna exigen la expulsión de un propietario «problemático e incívico»

Un grupo de vecinos de la calle Esla explican a un agente las desavenencias con el inquilino./M. G. M.
Un grupo de vecinos de la calle Esla explican a un agente las desavenencias con el inquilino. / M. G. M.

Aseguran que las condiciones en las que vive son insalubres y que «amenaza con incendiar la vivienda»

Jesús Nieto
JESÚS NIETO

Vecinos de los portales 8, 10 y 12 de la calle Esla salieron ayer a la calle en una protesta improvisada para pedir la expulsión del bloque de viviendas de un propietario «problemático e incívico»porque se sienten «inseguros y amenazados». Tienen presentadas más de quince denuncias, ayer otra más, y alguno hasta proponía no moverse de allí hasta que el propietario y el inquilino que tiene alojado abandonasen la casa.

La de ayer fue otra más. Un vecino del segundo piso empezó a oler humo. Supuso de dónde venía y subió a la casa de este propietario. Como no le funciona el timbre, dio unos golpes a la puerta para llamar y como tampoco tiene cerradura, la puerta se abrió. «Vi unas importantes llamas dentro del piso y le grité que las apagase. Ante los golpes en la puerta, los gritos e insultos salió el resto de vecinos y se montó una trifulca», asegura.

Rápidamente avisaron a los bomberos. Los vecinos están aterrorizados porque la casa está repleta de muebles viejos y enseres. Aparecieron dos unidades de los bomberos, Policía Local y Guardia Civil y los vecinos salieron a la calle para protestar. Desde la ventana del piso, los dos ocupantes de la vivienda increpaban a los vecinos que se encontraban en la calle.

Pero este no ha sido un incidente aislado, el pasado fin de semana los bomberos tuvieron que intervenir en dos ocasiones, el sábado por la noche y el domingo a mediodía. «Nos ha amenazado con quemar el edificio y tenemos miedo», explica uno de los afectados, que afirma que la vivienda no tiene cerradura, ni electricidad y está llena de trastos viejos y suciedad. Además, en numerosas ocasiones está inundada.

Explican que desde Navidad «la convivencia con este señor es imposible. Nos insulta, nos amenaza, el vecino que vive debajo de su casa se ha tenido que ir porque tiene el techo con humedad en todas las habitaciones y la instalación eléctrica mojada, lo que hace que cada vez que enciende la luz salte el diferencial. El siguiente de más abajo también tiene humedad en todas las habitaciones, porque abre el grifo e inunda la casa».

Desde Servicios Sociales del Ayuntamiento aseguran que conocen el problema y que están siguiendo el protocolo establecido para casos como este.

Mientras, el propietario de la vivienda se defiende afirmando que «es todo mentira». «Son ellos los que me insultan y se meten conmigo. No sé por qué. Yo creo que me tienen envidia. Mi casa está limpia. Es verdad que tengo algunos muebles que recojo en la calle porque me dedico a la restauración; los recojo, los restauro y los vendo. Y también tengo otros muebles y recuerdos fruto de mis 58 años de vida. Pero visto como se están poniendo las cosas, estoy pensando en marcharme de aquí».

«Estoy cambiando el suelo»

El caso es que este vecino no es nuevo en el inmueble. Vive en él desde que se construyeron las viviendas hace unos 20 años. «Con él ha vivido siempre su madre, que era una magnífica vecina y nunca hemos tenido problemas con ella. Pero ingresó en una residencia y desde entonces, la convivencia con el hijo se ha ido deteriorando cada día más», comentan los vecinos.

J. L. T., que son las iniciales que responden a su nombre, desmiente que dé problemas a sus copropietarios, que haya amenazado a sus vecinos y mucho menos que les haya dicho que va a quemar la vivienda. «¿Cómo voy a quemar la casa si es mi casa?», pregunta. Desmiente igualmente que ningún vecino se haya tenido que ir por problemas de humedades que haya ocasionado él. «Yo no he provocado ninguna inundación –recalca–. Solo estoy cambiando el suelo de parqué por otro de gres».

 

Fotos

Vídeos