El PP de Valladolid quiere eliminar todo rastro de la «moción laicista»

Pilar del Olmo, junto a Borja García Carvajal, durante la rueda de prensa. /Rodrigo Jiménez
Pilar del Olmo, junto a Borja García Carvajal, durante la rueda de prensa. / Rodrigo Jiménez

Los tribunales anularon los dos puntos más polémicos aprobados en 2018, pero el Ayuntamiento mantiene otros tres en vigor

El Partido Popular en el Ayuntamiento solo llevará al Pleno de mañana cuatro preguntas y un ruego, sin mociones. Y también una queja. Porque el Grupo Municipal Popular cree que la ejecución de la sentencia que anulaba dos puntos de la moción de laicidad aprobada en septiembre de 2018 no será correcta hasta que no se retire la moción completa. «En este Pleno se va a dar cumplimiento a la sentencia del tribunal contencioso administrativo y no estamos de acuerdo en cómo se plantea esta ejecución, porque aparte de que es obligatoria, y hay que hacerla, declara que son contrarios a los derechos fundamentales dos apartados de esa moción que van contra la libertad ideológica, religiosa y de culto y contra la libertad de expresión», anunció Pilar del Olmo, portavoz popular.

La moción laica, que se aprobó a instancias del grupo Sí se Puede, constaba de dos partes. En la primera, se instaba al Gobierno de la nación a tomar una serie de medidas para garantizar la laicidad del Estado. En la segunda, se buscaba la actuación concreta del Ayuntamiento de Valladolid en determinadas cuestiones, a través de cinco puntos de los que el tribunal contencioso administrativo ha anulado los dos primeros.

«Se ejecutará la sentencia pero manteniéndose el resto de la moción y mientras no quiten la apostilla de que se mantiene, no estamos de acuerdo en cómo se ejecuta la sentencia», advirtió Pilar del Olmo, que solicitará que se retire del todo una moción que aprobó todos sus puntos con los votos a favor de Sí se Puede, Valladolid Toma la Palabra yPartido Socialista, incluso en alguno de ellos del concejal no adscrito, Jesús Presencio.

Los dos artículos anulados se referían a no incluir simbología religiosa en los espacios públicos y a no promover celebraciones religiosas salvo que constituyan un patrimonio cultural o artístico reconocido.

En cambio, siguen vigentes los referidos a pedir al Gobierno determinadas actuaciones y otros tres puntos más. En el primero de ellos se solicita al Ayuntamiento que elabore un censo de «las propiedades adquiridas por instituciones religiosas mediante el sistema de inmatriculación desde 1946». El objetivo último de este 'catálogo' sería recuperar la titularidad pública de espacios que la Iglesia Católica escrituró mediante las llamadas inmatriculaciones. «Una vez publicado el censo de inmatriculaciones que actualmente está elaborando el Ministerio de Justicia y que afecta a las realizadas desde 1998, el Ayuntamiento de Valladolid iniciará los trámites de recuperación de propiedades inmatriculadas que pudieran ser consideradas patrimonio de la ciudad de Valladolid», insta la moción, en un punto que se mantiene.

También sigue en vigor un punto del articulado que tiene mucho que ver con las actividades desempeñadas por grupos como Hazte Oír con sus autobuses naranjas. «Evitar cualquier financiación y convenio con entidades que inviten al incumplimiento de leyes civiles democráticas o inciten al odio xenófobo, a la violencia machista, homofobia o transfobia, o al enfrentamiento entre comunidades culturales, sociales o religiosas, para asegurar la libre convivencia en una ciudad abierta y los Derechos Humanos», especifica este punto.

Y en el último de los que no anuló el tribunal se señala que se promoverán «campañas informativas dirigidas a toda la ciudadanía en el ámbito municipal, sobre el significado de la laicidad, la Declaración Universal de los Derechos Humanos, la tolerancia, la libertad de pensamiento y de conciencia y, por tanto, la libertad religiosa, basado en el principio constitucional de que 'ninguna confesión tendrá carácter estatal'».

Retrasos en las obras

El hecho de que el PP no vaya a presentar mociones en el primer Pleno ordinario de este mandato no quiere decir que no vayan a producirse los primeros roces dialécticos, como es costumbre. Abandonado el lema del soterramiento, como anunciaron en la investidura, las primeras preguntas de Pilar del Olmo irán encaminadas a temas más 'pedestres'. El primero de ellos, los retrasos en las obras. Concretamente, en el aparcamiento de la Plaza Mayor, «donde los vallisoletanos siguen sin poder dejar el coche», y el parque infantil en Juan de Austria, que se llamará Tomás Rodríguez Bolaños. Del Olmo quiere saber cuánto retraso se ha acumulado y por qué, y también si se impondrán sanciones por ello a las empresas constructoras.

«Se ha incumplido todo, el plazo de contrato, la prórroga contractual... Y pregunto cuánto coste va a tener para el Ayuntamiento en términos presupuestarios esa demora tan grande en la finalización de las obras y el puesto en uso del aparcamiento, y el coste que ha tenido para la hostelería y para el comercio de Valladolid», señaló en relación al parking de la Plaza Mayor.

En cuanto al parque en Juan de Austria, el GrupoMunicipal Popular quiere saber cuándo concluirán las obras y si se sancionará y con cuánto a la empresa por incumplimiento.

En cuanto a las subvenciones a las asociaciones de vecinos, recientemente aprobadas, inquirirá por el retraso en concederlas, lo que perjudica a las cuentas de dichas asociaciones, y si el Ayuntamiento tiene planes para que el año próximo no suceda lo mismo.

Un plan para las personas mayores

El PP pedirá información al Ayuntamiento sobre sus actuaciones en relación a las personas mayores que viven solas y que han desembocado en numerosos casos de fallecidos encontrados días después en sus domicilios. «En Valladolid es importante el número de personas que mueren solas en sus domicilios y queremos saber si se está trabajando en un programa para prevenir la soledad no deseada y qué medidas se están impulsando en colaboración con otras instituciones.Hay ayuntamientos con programas de prevención en estos casos y queremos saber qué actuaciones está haciendo el Ayuntamiento de Valladolid», señaló Del Olmo.