Valladolid liderará este año el crecimiento de España gracias al consumo y la inversión

Varias personas realizan compras en un comercio de Valladolid./HENAR SASTRE
Varias personas realizan compras en un comercio de Valladolid. / HENAR SASTRE

El servicio de estudios de Unicaja aprecia una mejoría con respecto a junio y prolonga la fase expansiva, con todos los sectores en positivo

Ángel Blanco Escalona
ÁNGEL BLANCO ESCALONA

No es lo mismo hacer previsiones para el conjunto del año en enero que hacerlo en octubre. Las segundas tienen más probabilidades de acertar que las primeras, que se elaboran con unos indicadores muy susceptibles de cambiar (para bien o para mal) a lo largo de los siguientes doce meses. Pero cuando la sociedad de estudios de Unicaja Banco publica en sus últimas previsiones económicas -ya con datos, y no estimaciones, de la primera mitad del año- que la economía de Valladolid registrará en el conjunto de 2018 un crecimiento del 3,2%, la cosa va en serio.

A día de hoy, todos los sectores productivos se sitúan en terreno positivo, al igual que sucede con el gasto en consumo de los hogares -robusto-, el de las Administraciones Públicas -intenso también-, y la inversión de las empresas, la de mayor incremento. De confirmarse los pronósticos a final de año, Valladolid no solo será la provincia con mayor crecimiento de su Producto Interior Bruto (PIB) de la comunidad autónoma, sino que se colará entre las locomotoras de España. El crecimiento del PIB nacional será del 2,5%, según los pronósticos de Unicaja, elaborados por Analistas Económicos de Andalucía por primera vez ya sin la marca de EspañaDuero.

La economía provincial se está moviendo en los mejores parámetros desde el inicio de la recuperación, desconocidos desde hace más de diez años. «Según estimaciones de nuestro Indicador Sintético de Actividad, Valladolid ha registrado un crecimiento interanual de la actividad económica del 3,6% en el segundo trimestre (3,4% en Castilla y León)», señala el boletín.

Este mayor dinamismo de la provincia vallisoletana coincide con una trayectoria positiva de dos de los principales pilares de la economía: el mercado laboral y la demanda inmobiliaria. Las previsiones para el conjunto de 2018 apuntan a un incremento más moderado de la actividad económica vallisoletana, alrededor del 3,2%, aunque superior al previsto para el conjunto regional (2,9%).

Mercado laboral y viviendas

Con 248.200 ocupados en el segundo trimestre del año, el empleo en la provincia de Valladolid ha crecido entre los meses de abril y junio a un ritmo similar al estimado en el conjunto de la región (1,1% en términos interanuales). «Este avance viene explicado por el incremento del número de ocupados en los sectores industrial y agrario, mientras que el empleo en construcción y servicios ha descendido», explican desde el informe. En la misma línea, el número de afiliados a la Seguridad Social ha mostrado un incremento del 2,4% hasta agosto, la tasa más elevada de la región (1,9%), hasta los 211.600 cotizantes.

El número de desempleados ha descendido el 15,3% respecto al segundo trimestre de 2017, al tiempo que la cifra de personas en edad y con deseos de trabajar (los activos) ha disminuido el 1,2%, lo que se traduce en una bajada de la tasa de paro en dos puntos porcentuales en el segundo trimestre, hasta situarse en el 11,8% (es del 12% en la región).

En cuanto al arrasado sector inmobiliario, la ventaja que tiene haber quedado prácticamente reducido a la nada es que ya solo puede moverse hacia arriba. En lo que va de año (hay datos hasta julio) la demanda de inmuebles ha seguido una trayectoria positiva, con un aumento del número de compraventas de viviendas del 13,5% hasta julio (casi cinco puntos por encima del registro autonómico), sustentado en el aumento de las compraventas de viviendas tanto nuevas como usadas (12,3% y 13,8%, respectivamente).

La constitución de hipotecas sobre viviendas ha crecido a una tasa del 10,2%, superior también a la del conjunto de la comunidad (3%). De igual modo, se ha incrementado el importe prestado en estas hipotecas, con una tasa interanual del 6,4% hasta junio (4,4% en Castilla y León), si bien con una disminución del importe medio del 3,5%. La hipoteca media suscrita este año en Valladolid asciende a 94.560 euros, frente a los 91.664 del conjunto de la comunidad o los 123.900 de España.

En Valladolid se han firmado en 2018 una de cada cuatro hipotecas tramitadas de la región (26%).

Turismo y comercio exterior

El análisis del servicio de estudios de Unicaja Banco, uno de los pocos que se adentra en el terreno de los balances y las previsiones a nivel provincial, detalla los satisfactorios (en mayor o menor medida) resultados de todo un rosario de indicadores. En el sector turístico, en el periodo enero-julio, el número de pernoctaciones hoteleras ha aumentado el 0,4% anual, aunque en este caso sí se ha producido una ligera disminución del número de viajeros alojados (0,3%). El aumento de las pernoctaciones, explican los autores dirigidos por Rafael López del Paso y coordinados por Felisa Becerra, se ha debido al buen comportamiento de la demanda nacional, mientras que la foránea ha descendido. También, los indicadores de oferta hotelera muestran mejor tono en la provincia que en la suma de la región, con aumentos tanto de las plazas (1,6%) y los establecimientos hoteleros (5,6%), como del personal ocupado (4,6%).

El valor de las exportaciones es de 2.934,5 millones de euros hasta junio, el 36% del total exportado por Castilla y León. Esta cuantía supone un descenso del 5,5% respecto al primer semestre de 2017, frente al aumento del conjunto de la región (0,8%), relacionado, principalmente, con el descenso de las ventas al exterior del sector del automóvil. En términos de cantidad, las exportaciones vallisoletanas registran solo un leve descenso del 0,9%. Por el contrario, las importaciones han aumentado en los seis primeros meses del año un 2,8% anual.

Pero la repercusión de las relaciones comerciales con el exterior carece de demasiada trascendencia cuando la demanda interna muestra, como sucede, un tono saludable. No hay que olvidar que del consumo de los hogares depende en dos tercios la marcha de la riqueza económica del país.

En este sentido, un buen indicador resulta el número de turismos matriculados, que ha aumentado un 1,4% hasta agosto, y la venta de vehículos de carga, que ha crecido el 27,1%. En cuanto a la actividad empresarial, la creación de sociedades mercantiles desciende el 10,2% en la provincia entre enero y julio, respecto al mismo periodo del año anterior, mientras que el capital suscrito ha aumentado el 13,6%.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos