Valladolid ya discutía hace 90 años sobre qué hacer con los patinetes

Modelo de patinete motorizado 'autoped', inventado hace un siglo y usado en EE UU para el reparto postal /EL NORTE
Modelo de patinete motorizado 'autoped', inventado hace un siglo y usado en EE UU para el reparto postal / EL NORTE

A finales de los años 20 del siglo pasado, se puso de moda como juguete y en carreras deportivas, con quejas de los peatones

Víctor Vela
VÍCTOR VELAVALLADOLID

¿Qué hacemos entonces con el patinete? La pregunta parece recientita, actual, como si se acabara de cerrar el signo de interrogación. ¿Qué hacemos con el patinete? El concejal de Vialidad anunció en el pleno de la semana pasada que habrá una norma que regule su uso: «La idea es permitir que circulen por la red de ciclocarriles y carriles bici, aunque podría haber algunas excepciones en calles peatonales o parques con aceras suficientemente anchas y en determinados horarios». ¿Qué hacemos con el patinete? Este miércoles, los agentes multaron a un joven por conducir uno (con dos pasajeros encima) «de forma temeraria» por el paseo de Zorrilla. ¿Qué hacemos con el patinete? La pregunta parece recién formulada y tiene ya casi un siglo de historia.

El patinete se puso de moda en Valladolid a finales de los años 20 del siglo pasado. Entonces, se usaba más el femenino: la patineta. El Norte de Castilla publicaba en 1929 anuncios de negocios que las lucían en sus escaparates, como la tienda de Mariano García Abril en la calle Librería, o la archiconocida Hijos de Moliner en Fuente Dorada. Hace 90 años, en Valladolid, más que medio de transporte se veía como juguete infantil.

Vecinos de la plaza de la Cruz Verde, enviaban el 5 de septiembre de 1931 cartas al alcalde y a El Norte de Castilla en las que se quejaban de que un grupo de muchachos protagonizaban por la zona carreras de patinete, con lo que «ni peatones ni autos, casi ni los pájaros, pueden hacer uso de la calzada ni aun de las aceras». Las quejas se repitieron poco después en el entorno del Campo Grande.

Durante los años previos y posteriores a la Guerra Civil, las carreras de patinetes eran un fijo en los programas festivos. Pero el debate sobre la ocupación que hacían de la calle no cesó. En octubre de 1960, ElNorte publicaba un artículo que arrancaba: «No pasan muchos días sin que algún lector o conocido nos hable sobre los patines que manejan los niños en las zonas más céntricas y concurridas de la ciudad». «Nos informan de infinidad de molestias». «Creemos que no debe prohibirse ese juego, al menos deben limitarse las zonas en que no haya exposición alguna», pues, en algunos casos, son «una pesadilla para conductores y peatones».

Por aquel entonces, se veía como juguete. En junio de 1978 (hace 40 años)una manifestación ecologista (disuelta por la Policía) ya presentaba el patinete en Valladolid como medio de transporte alternativo. La ciudad ya conocía la existencia del modelos motorizados (presentados en la portada de El Norte el 19 de febrero de 1949), aunque el 'autoped' (antecedente del patinete con motor) ya se usaba en EEUU, desde 1915, por el servicio postal en el reparto del correo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos