Valladolid bate récord de viajeros de enero a abril pese a no lograr máximo en Semana Santa

Visita guiada durante la Semana Santa de 2019 en Valladolid. /RODRIGO JIMÉNEZ
Visita guiada durante la Semana Santa de 2019 en Valladolid. / RODRIGO JIMÉNEZ

La amenaza de lluvia durante los días de Pasión condicionó las reservas en los hoteles, que aún así rozaron el 90% de ocupación

Víctor Vela
VÍCTOR VELAValladolid

La amenaza de lluvia en Semana Santa (que al final solo afectó a la jornada del miércoles y permitió celebrar las procesiones del Viernes Santo) lastró finalmente los resultados turísticos de abril en la capital, según los datos publicados este jueves por el Instituto Nacional de Estadística (INE), que cifra en 37.888 personas el número de viajeros que hicieron noche en los establecimientos reglados de la ciudad (hoteles, hostales...) durante el mes pasado.

Es la segunda mejor marca histórica desde que existen registros para un mes de abril, pero no se logra alcanzar el récord registrado en 2017, cuando el buen tiempo durante la Semana Santa de ese año aupó las cifras de turistas hasta el máximo de 40.372 visitantes.

Aún así, Valladolid cierra el cuatrimestre con récord de viajeros, gracias al buen comportamiento de los meses anteriores. Entre enero y abril, hasta la capital llegaron 133.384 turistas, la cifra más elevada desde que hay registros oficiales. Supera a los 132.781 del primer cuatrimestre de 2018. Y eso que llegaron menos viajeros procedentes de otros países.

Durante los cuatro primeros meses de 2018 recalaron en Valladolid 36.596 turistas foráneos. En los cuatro primeros meses de este año han sido 34.282 (2.314 menos). Aún así, el incremento de los turistas nacionales ha permitido compensar esa caída de extranjeros, con lo que la cifra total de viajeros, entre enero y abril de este año, es superior (133.384) a la del mismo periodo del año pasado (132.781).

También ha crecido el número de pernoctaciones, de 231.763 a 240.247 en el primer cuatrimestre del año (en comparación con ese periodo de 2018). Esto puede explicarse por una mayor estancia media de los viajeros que llegan a Valladolid (están 1,74 días), uno de los grandes caballos de batalla del sector, sobre todo en Semana Santa, con campañas que invitan al visitante a alojarse más allá del Jueves y Viernes Santo (los días grandes, este año con una ocupación cercana al 95%) y quedarse también el Sábado Santo (donde la ocupación baja al 85%). El mejor abril de los últimos años fue el de 2017. También entonces cayó en ese mes la Semana Santa y se disfrutó de un tiempo espléndido.Después del de este 2019, se sitúa el abril de 2007 (antes de la crisis), con 32.235 viajeros.

La ocupación media de las habitaciones en abril fue del 65,42%, porcentaje que subió hasta el 69,47% en fin de semana.