Urueña estrenará un mirador después de restaurar el Peinador de la Reina

Una grúa ultima los trabajos en el mirador de Urueña./Miguel García Marbán
Una grúa ultima los trabajos en el mirador de Urueña. / Miguel García Marbán

Una inversión de 60.000 euros permite recuperar la torre defensiva, del siglo XII, con veinte metros de altura

Miguel García Marbán
MIGUEL GARCÍA MARBÁNValladolid

Faltan ya solo días para que concluyan las obras –que comenzaron hace diez años– para convertir el torreón de Urueña en mirador. Hace un decenio se llevó a cabo la apertura de una puerta que permitiera el acceso al interior de la torre desde el adarve de la muralla. Además, se inició la limpieza del interior de la construcción (llena de excrementos de paloma) y comenzó el montaje de un estructura metálica que desde el suelo permitía ascender a plataformas intermedias.

Ahora, a través de una grúa de gran altura, se han incorporado los dos últimos tramos con los que finalizará la escalera helicoidal que, tras instalarse un nuevo piso sobre los otros cinco existentes, llegará hasta el exterior del torreón, un espacio donde se colocarán varios cristales sobre los que irá una plataforma de hierro que cubrirá el acceso desde la escalera al exterior.

En días despejados, se podrán divisar los Montes de León y la Sierra de la Culebra

La iniciativa se ha podido llevar a cabo con una subvención de 60.000 euros de la Diputación de Valladolid, según explicó el alcalde de Urueña, Francisco Rodríguez, quien valoró muy positivamente el nuevo recurso turístico, «desde donde se pueden divisar bellos paisaje en visión de 360 grados». Para el alcalde, «el mirador es el mejor complemento al paseo que, en la actualidad, se puede realizar por los cerca de 500 metros de muralla con los que cuenta la villa». El Ayuntamiento estudia la forma para que se puedan realizar visitas al nuevo mirador «con la mayor seguridad».

Con una altura de más de veinte metros, el Peinador de la Reina, también conocido como Peinador de doña Urraca, es una torre defensiva, semicircular, construida en sillería, en el siglo XII, como punto de unión del castillo con la muralla. En esta fortaleza residieron personajes muy influyentes de la historia castellana, como la reina Doña Urraca. Además, María de Padilla fue recluida en el castillo a mediados del siglo XIV por su amante Pedro I el Cruel, quien la visitaba cuando estaba desposado con Blanca de Borbón.

Como punto más alto de la muralla, desde el Mirador de la Reina, hay, por un lado, bellas vistas del valle de la ermita románica de la Anunciada y de las ruinas del antiguo monasterio benedictino del Bueso. Por el otro, se puede contemplar el propio pueblo, pero también la inmensidad de Tierra de Campos, con la vista de numerosos pueblos. En días claros, se puede distinguir tanto la Sierra de la Culebra como los Montes de León.

Paralelamente a la obras del Peinador de la Reina, se ha comenzado la intervención en la iglesia de Santa María del Azogue para renovar las tejas de la cubierta del ábside. Estas obras se ejecutan con un coste de 36.000 euros por medio de las ayudas de la Diputación para la conservación y reparación de iglesias y ermitas. También se pretende intervenir en la cubierta del pórtico de la iglesia.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos