La urbanización del solar de Panibérica abre paso a otros 335 pisos junto al río en Valladolid

Primeros bloques en construcción en la Ribera de Santo Domingo./J. S.
Primeros bloques en construcción en la Ribera de Santo Domingo. / J. S.

Las calles estarán listas antes de final de año para dar continuidad a la hilera de viviendas previstas en el Callejón de la Alcoholera

J. Sanz
J. SANZVALLADOLID

Las máquinas han tomado los terrenos que ocupaba la antigua fábrica de levaduras Panibérica, que fue demolida hace siete años, para rescatar el proyecto de urbanización de este amplio solar de más de treinta y ocho mil metros cuadrados, situado entre el Pisuerga y el Callejón de la Alcoholera, en el que ya se intuyen los futuros viales que darán continuidad a los ya dibujados en la Ribera de Santo Domingo para cerrar esta cicatriz urbanística abierta hace diez años y en la que se están construyendo los dos primeros bloques de 34 pisos. Sendas urbanizaciones, situadas a continuación de la avenida de Zamora, al borde del puente de Hispanoamérica, tienen cabida para albergar la friolera de 586 viviendas.

251 viviendas están proyectadas en la Ribera de Santo Domingo, donde se están construyendo las primeras.

El primer proyecto que se puso en marcha, entre 2008 y 2009, fue la urbanización de los terrenos de la Ribera de Santo Domingo (los más próximos a la avenida de Zamora), que permanecieron después abandonados hasta que una promotora inició el año pasado la construcción de los dos primeros bloques de viviendas, de cuatro alturas y de diecisiete pisos cada uno, cuyas obras están ya muy avanzadas. Justo a continuación, separados por una hilera verde, se encontraban los terrenos liberados a raíz de la demolición de la citada fábrica de levaduras en 2011, cuando la firma francesa Lessafre trasladó la planta a Nicas.

Galería de fotos

Aprobado en 2015

Distintas vicisitudes burocráticas retrasaron la aprobación definitiva del proyecto de urbanización del nuevo área residencial, bautizado como Fábrica de Levaduras, que recibió el visto bueno municipal el 14 de octubre de 2015. Y es ahora, tres años después, cuando los operarios han comenzado los trabajos para abrir las nuevas calles, que girarán en torno a ocho parcelas, de las que cinco acogerán viviendas (hasta un máximo de 355), dos estarán destinadas a equipamientos privados y una más a un uso público sin definir. El proyecto, por fin en marcha, prevé una reserva de 125 pisos con algún grado de protección, sesenta de los cuales los levantará directamente la Sociedad Municipal de Suelo y Vivienda (Viva). Fuentes de la propiedad de los terrenos apuntaron ayer que los trabajos de urbanización estarán listos, en principio, antes de que concluya el año.

335 piso caben a continuación, en la Fábrica de Levaduras, de los que 125 contarán con protección.

Para entonces estarán prácticamente finiquitados los dos primeros bloques de estas nuevas áreas residenciales (Ribera de Santo Domingo y Fábrica de Levaduras) que en su día, cuando continúe la inminente construcción de viviendas (251 en la primera y 335 en la segunda), formarán una línea continua de edificios desde la avenida de Zamora hasta la calle Villamuriel de Campos, siempre entre la ribera del Pisuerga y el Callejón de la Alcoholera, unidas a las ya existentes a continuación hasta la desembocadura de está última vía en el Camino Viejo de Simancas y el Paseo de Zorrilla.

Las obras en sendas urbanizaciones ponen así fin a diez años de abandono de unos terrenos que, en el caso de la Ribera de Santo Domingo, permanecieron literalmente a oscuras fruto del robo del cableado de cobre de las farolas instaladas en sus calles entre los años 2008 y 2009.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos