El Ayuntamiento de Valladolid reclama a la empresa la apertura del paso inferior de Rafael Cano en ocho días

Estado actual de las obras para deprimir la plaza de Rafael Cano y el paso inferior bajo las vías./J. Sanz
Estado actual de las obras para deprimir la plaza de Rafael Cano y el paso inferior bajo las vías. / J. Sanz

«El plazo acabó el 15 de abril y deben cumplir para abrir el paso a los vecinos», anticipa el concejal de Urbanismo, Manuel Saravia

J. Sanz
J. SANZValladolid

Los técnicos aseguran que «las obras están más avanzadas de lo que parece», aunque lo cierto es que lo que parece no es demasiado alentador si se tiene en cuanto que aún falta por adoquinar el grueso de la plaza de Rafael Cano, adecentar las zonas ajardinadas, colocar los bancos... Pero esa, en principio, es otra historia. Las que sí están mucho más avanzadas son las obras en sí del paso soterrado bajo las vías, donde ya están rematadas las escaleras a los dos lados de la cicatriz ferroviaria y habilitadas las rampas peatonales que permitirán a los vecinos pasar a ambos lados de Pilarica sin las estrecheces del angosto, y maltrecho, túnel tradicional que utilizan desde hace decenios los residentes. Pero, ¿cuándo ocurrirá esto? Pues el concejal de Urbanismo, Manuel Saravia, lamentó ayer «el retraso de los trabajos» y aclaró que han reclamado a la empresa que «concluya los trabajos antes del 30 de abril para poder abrir, al menos, el paso peatonal de la plaza».

«El ritmo de las obras está siendo insoportable en las últimas semanas», reconoce el propio edil

El teniente de alcalde recuerda que las obras, presupuestadas en 2,1 millones de euros, acumularon inicialmente «un notable retraso debido a cuestiones técnicas impuestas por Adif –el gestor ferroviario–, pero que eran comprensibles al afectar a la colocación del cajón bajo las vías en condiciones de seguridad». El problema es que el actual plazo para la apertura del paso inferior, de 21,4 metros de ancho –nada que ver con el túnel actual de un par de metros–, concluyó el pasado 15 de abril. «El ritmo de las obras está siendo insoportable en las últimas semanas y, dado que tampoco han solicitado una ampliación del plazo, hemos fijado el 30 de abril –el martes de la semana que viene– como fecha límite para que los accesos y el nuevo paso inferior pueda abrirse definitivamente a los peatones». Otra cosa es lo que ocurra en la zona deprimida de la plaza de Rafael Cano. «Allí se han realizado una serie de modificaciones a petición de los propios vecinos, como sustituir el firme de terrizo por adoquinado, colocar nuevos bancos o tomas de luz para la celebración de las fiestas, que han sido aceptadas y que ejecutaremos en paralelo; pero las obras del paso deben estar listas el 30 de abril», reitera el titular de Urbanismo.