Urbanismo admite la necesidad de llevar a cabo una rehabilitación total del Puente Colgante

Los operarios trabajan en la acera de la derecha (hacia la avenida de Salamanca) del Puente Colgante. / J. S.

El proyecto apunta a la peatonalización como «única vía para garantizar la seguridad y la conservación» de la estructura, de 1865

J. Sanz
J. SANZValladolid

Los operarios municipales comenzaron a primera hora de la mañana del miércoles la enésima intervención para afianzar y asegurar la fina capa de hormigón de las aceras del Puente Colgante, al igual que hicieron en enero, aunque en esta ocasión se renueva un tramo mucho mayor del firme a ambos lados del tablero debido a las peligrosas fisuras detectadas en las losetas instaladas hace más de veinte años durante la última rehabilitación (entre 1995 y 1996) llevada a cabo en esta infraestructura catalogada, que fue inaugurada en un lejano 1865.

Más información

«La situación se viene repitiendo regularmente desde hace años, es evidente que con demasiada frecuencia, y nos lleva a plantear la necesidad de acometer una rehabilitación integral del puente», reconoce el concejal de Urbanismo, Manuel Saravia, quien concreta que a la próxima adjudicataria del contrato de conservación de vías públicas –el concurso está a punto de resolverse e incluye una auditoría de todos los puentes de la ciudad– «le vamos a pedir que realice de manera prioritaria una revisión del Puente Colgante como paso previo a un proyecto urbanístico de intervención».

El objetivo principal pasa por asegurar tanto la propia estructura de hierro de un puente histórico que cuenta con el máximo grado de protección como «la seguridad de los usuarios que a diario transitan por él». Y para ello, a juicio del teniente de alcalde, «la mejor solución pasa por la peatonalización con el fin de aliviar la tensión que sufre la estructura por el paseo de vehículos». Se trata, incide, «de priorizar la seguridad por encima de cuestiones de movilidad del tráfico rodado».

La última reforma para aligerar el peso en 1995 costó 478.405 euros

«Más de un mes necesitarán los técnicos de la Junta para vestir de domingo el Puente Colgante», anunciaba este diario el 20 de abril de 1995, cuando la administración autonómica iniciaba unas obras de rehabilitación que finalmente se prolongarían durante un año y que costarían el doble de lo presupuestado inicialmente (478.405 euros). La reforma buscaba aligerar el peso y por eso se colocó la actual rejilla de la calzada y se extendió la fina capa de hormigón de las aceras. En 2009 se pintó de negro.

Y puntos de soldadura

Los problemas en el puente se vienen sucediendo desde hace años fruto de la intervención realizada, precisamente para aligerar el peso de la estructura, en los años noventa. En las aceras, por un lado, «se colocaron losas de hormigón armado muy finas que vienen sufriendo fisuras con regularidad» y en la calzada, por otro, «se instaló una rejilla de tramex en la que se sueltan también con asiduidad algunos puntos que hay que soldar cada dos por tres».

Las obras que desde ayer, y hasta el viernes, mantienen cortado el puente al paso de vehículos en horario de 8:00 a 15:00 horas se centran esta vez en las aceras, donde los operarios van a picar dos tramos lineales de doce metros en las aceras para reponer las losetas. Los trabajos comenzaron este miércoles en el lateral derecho del tablero (en sentido a la avenida de Salamanca), donde los obreros dejaron al descubierto en varios puntos una fina capa de hormigón de tan solo seis centímetros de grosor, que se asienta sobre una chapa y una malla metálica, sobre las vigas originales del 'puente de hierro'.

J. S.

«Vamos a reponer los tramos agrietados en media docena de losetas de dos metros de longitud en el lateral derecho y pasaremos a continuación al izquierdo para dejar siempre abierta una de las aceras al paso de los peatones», apuntaron los responsables de los trabajos.

«Realizaremos las reparaciones puntuales que sean necesarias para garantizar la seguridad, pero es evidente que el puente está en una situación precaria que precisa de una rehabilitación integral», reitera el titular de Urbanismo, quien recuerda que la cercanía del puente de Juan de Austria minimizaría los trastornos de una, por ahora, hipotética peatonalización, pero que se antoja como la «única vía para garantizar la seguridad y la conservación».