Trocean dos pinos derribados por el viento sobre un camino del parque Ribera de Castilla

Los pinos, ya troceados, que cayeron en el parque Ribera de Castilla. /J. Sanz
Los pinos, ya troceados, que cayeron en el parque Ribera de Castilla. / J. Sanz

Los ejemplares de más de ocho metros de altura se desplomaron junto al campo de fútbol sala del paraje de La Rondilla

J. Sanz
J. SANZValladolid

Los vecinos alertaron a primera hora de la mañana de ayer de la presencia de dos enormes pinos, cuya altura superaba los ocho metros, que se habían desplomado sobre un camino del parque Ribera de Castilla, en la prolongación de la calle Soto, junto al campo de fútbol sala y un pequeño merendero situados al borde del Pisuerga. La suerte quiso que la caída se produjera de madrugada, en ausencia de personas, fruto de las fuertes rachas de viento de las horas anteriores, cuando llegaron a superar los cuarenta kilómetros por hora, y de la humedad del terreno en un punto que aún por la tarde permanecía completamente encharcado por una aparente fuga de agua.

El caso es que las raíces de los dos ejemplares, y de un tercero que fue a parar sobre la ribera del río, acabaron literalmente arrancadas de cuajo y sus troncos cayeron a plomo sobre el camino, más que embarrado, que está situado al borde de la citada pista deportiva. «Tal vez se puedan recuperar», deseaban aún a primera hora desde la asociación de vecinos de La Rondilla. No fue así. Los operarios municipales tuvieron que trocear finalmente los dos pinos y precintaron el entorno del merendero. Allí el resto de pinos que lindan con los tocones de los dos que se desplomaron también presentan un grado de inclinación más que considerable.