Tres detenidos por una pelea en un bar de Arroyo en la que resultaron heridas seis personas

Tres detenidos por una pelea en un bar de Arroyo en la que resultaron heridas seis personas

La investigación ha sido difícil por el miedo de las víctimas a los agresores y las trabas del propietario del establecimiento

El Norte
EL NORTEValladolid

Efectivos de la Guardia Civil han detenido a tres personas, una de ellas por encubrimiento, y ha investigado a dos más por su participación en una pelea en un bar de copas ubicado en Arroyo de la Encomienda (Valladolid), en la que seis personas resultaron heridas, dos de ellas de especial consideración que precisaron tratamiento ambulatorio.

Los hechos se produjeron en la madrugada del día 11 de marzo, cuando se produjo la pelea en el interior de un bar de La Flecha, en Arroyo de la Encomienda, en la que seis personas fueron agredidas y necesitaron asistencia médica y posterior tratamiento ambulatorio, han informado a Europa Press fuentes del Instituto Armado.

La Guardia Civil inició las labores de investigación de oficio, ya que ninguno de los heridos quería presentar denuncia, y tras numerosas entrevistas con diversos testigos presentes en la riña así como análisis de medios de video vigilancia, se extrajeron los primeros indicios.

No obstante, la Benemérita encontró «grandes dificultades» en la investigación debido al temor que causaba en las víctimas la supuesta peligrosidad de los autores que contaban con numerosos antecedentes por hechos delictivos o incluso el intento de anular pruebas que pudieran ayudar al esclarecimiento.

El conflicto se inició debido a una discusión entre cuatro personas de un mismo grupo, que comenzaron a golpear a otro, compuesto por hombres y mujeres, empleando para su ejecución todo tipo de mobiliario como palos de billar, sillas e incluso vasos.

Cuando los agresores se percataron de que se había alertado a los medios de emergencia, huyeron del lugar en un vehículo justo antes de que efectivos de la Guardia Civil y la Policía Local de Arroyo de la Encomienda, se personaran en el lugar.

El regente del establecimiento manifestó no conocer a los culpables de las lesiones y negó poseer imágenes de las cámaras de seguridad, aunque posteriormente se pudo comprobar que conocía a las personas que intervinieron en la pelea ocurrida en su establecimiento y además fue él mismo quien borró las imágenes de las grabaciones el día de los hechos. Por este motivo, fue detenido como supuesto autor de un delito de encubrimiento.

A lo largo de las investigaciones llevadas a cabo durante tres meses, se pudo identificar a los autores materiales de las lesiones, miembros de un conocido clan familiar, y se procedió a la detención de dos de ellos y a la investigación de otros tantos como supuestos autores de un delito de lesiones graves.

La Guardia Civil instruyó las correspondientes diligencias y procedió a poner a disposición judicial a los detenidos, que fueron puestos en libertad tras la instrucción de diligencias.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos