El Tren del Vino apostará por atraer a la provincia de Valladolid al turista que visita Madrid

Visita teatralizada en uno de los trenes que han comunicado Madrid con las rutas enológicas./El Norte
Visita teatralizada en uno de los trenes que han comunicado Madrid con las rutas enológicas. / El Norte

La Diputación refuerza el enoturismo con el nuevo servicio, que desde mayo ha enganchado a 302 visitantes

Lorena Sancho Yuste
LORENA SANCHO YUSTE

Coge al turista en la madrileña estación de Chamartín y lo lleva directamente hasta el viñedo de la Denominación de Origen Ribera del Duero, Toro, Cigales, Rueda o Tierras de León. Pero no solo a los vecinos madrileños, a los residentes en la Comunidad vecina de Castilla y León, sino que la intención es alcanzar a aquellos cientos de miles de turistas que cada año llegan a la capital de España en busca de su gastronomía e historia y captar su atención para que reserven un día de su visita en desplazarse a Valladolid, a una hora en tren, y descubran su amplia oferta patrimonial y gastronómica.

Los tentáculos del área de Turismo de la Diputación de Valladolid tocan ya desde hace unos meses a operadores turísticos a los que muestran las bondades del Tren del Vino, el recurso que desde el pasado mes de mayo conecta Madrid con Valladolid fruto de un convenio de colaboración entre la institución provincial y Renfe. El objetivo es mostrar el vino, la gastronomía y el patrimonio a los turistas que ya se encuentren en Madrid y lograr una serie de paquetes del denominado turismo de proximidad. «Acercarnos no solo al público que está en Madrid, sino a los que se alojan allí, a quienes reservan sus vacaciones en la capital y puedan destinar parte de su tiempo a conocer otra provincia, la que posee cinco denominaciones de origen vinícolas», señala al respecto el diputado del área de Desarrollo Económico, Víctor Alonso Monge.

Este paquete de ocio cerrado se ha mostrado así recientemente a turoperadores brasileños, a quienes se explica la posibilidad de conocer en una única jornada parte del amplio patrimonio del que dispone la provincia (castillos o monasterios incluidos) situado en las diferentes zonas vinícolas que abren sus puertas a visitas y degustaciones gastronómicas en bodegas. «Sabemos que la pernoctación, de momento, es más difícil de alcanzar, así que ahora estamos realizando esfuerzos en atraer a los visitantes durante una jornada completa, entre la mañana y la última hora de la tarde», añade Alonso Monge.

Hace siete meses que el Tren del Vino echó a andar entre Madrid y Valladolid. Primero lo hizo de forma tímida, con apenas 24 plazas ocupadas de las 52 ofertadas, pero tras el verano, y especialmente entre los meses de octubre y noviembre, el lleno ha estado ya asegurado en más de una jornada.

Han sido así hasta la fecha 302 visitantes, incluidos los de la última cita programada para el próximo 1 de diciembre y que ha completado el aforo con 54 turistas. Una cifra con la que la Diputación se siente satisfecha a tenor de la evolución «muy positiva» experimentada en los últimos meses. «Estamos creando los cimientos para una comercialización estable entre Madrid y Valladolid. Y, sobretodo, estamos consiguiendo que los turistas se vayan con un grado de satisfacción muy elevado tal y como nos hacen llegar, de ahí que las expectativas de cara al próximo año sean muy buenas», incide el diputado.

La intención es que el próximo mes de enero, en el marco de Fitur, la feria en la que se cerró esta ruta turística, la Diputación vuelva a reunirse con Renfe para renovar este convenio de colaboración por el que por primera vez se oferta un programa de ocio que combina el viaje en tren y el enoturismo. Se trata de un combinado de ida y vuelta desde Madrid, en trenes Avant, para personas interesadas en una jornada cultural, turística, gastronómica y especialmente enoturística en la provincia. Una nueva apuesta turística que mira a Madrid, una de las comunidades autónomas con mayor representación dentro de las 350.000 visitas con las que la Diputación cerró el balance de turismo de sus centros turísticos en el año 2017.

Cada una de las doce jornadas programadas este año ha ofertado 52 plazas en estos Avant, con salida de la estación de Madrid Chamartín a las 10:15 horas y llegada a Valladolid a las 11:20 horas, mientras que el regreso será a las 20:35 horas desde Valladolid y llegada a Madrid a las 21:40 horas.

El billete combinado tiene un precio de 97 euros (77 en el caso de los niños) e incluye información teatralizada a lo largo del viaje, traslado en autobús a la bodega, visita, cata y comida en la bodega y alguna visita complementaria en función del programa.

El convenio suscrito el pasado mes de enero incluía además el compromiso de la operadora ferroviaria de colocar en los cabezales de los trenes Avant 2.500 tarjetones que durante todo este año informan a los viajeros de la existencia del Tren del Vino y de las características del parque promocional. Además, se publicita en la web de la compañía.

Por su parte, la Diputación de Valladolid asumió el compromiso de promocionar los servicios de Renfe Viajeros como medio de transporte en todas las actividades desarrolladas para la promoción del turismo de carácter general y del turismo cultural en la provincia.

 

Fotos

Vídeos