El granizo causa daños en el cereal al este de Rioseco para despedir una primavera que solo dejó 68 litros en Valladolid

Granizada en Tierra de Campos. Granizo acumulado en la tarde de ayer en los pueblos al este de Medina de Rioseco.</p><p>/M. G. Marbán
Granizada en Tierra de Campos. Granizo acumulado en la tarde de ayer en los pueblos al este de Medina de Rioseco.</p><p> / M. G. Marbán

Las previsiones apuntan a que el verano será de nuevo más cálido y más seco de lo habitual

J. Sanz
J. SANZValladolid

«El escenario más probable para el verano que mañana comienza (a las 17:54 horas) es que sea más cálido y más seco, o normal a lo sumo, en cuanto a precipitaciones de lo habitual», apuntó ayer el delegado territorial de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), Juan Pablo Álvarez, durante la tradicional rueda de prensa del cambio de estación. Atrás queda una primera que fue muy seca en el conjunto de la comunidad, y especialmente en Valladolid, con un déficit hídrico del 42% entre los meses de marzo, abril y mayo. Pero es que el déficit acumulado en lo que va de año alcanza ya el 55% con tan solo 95,6 litros por metro cuadrado recogidos en estos seis meses (lo normal son 213).

Y lo curioso es que precisamente hoy, a media tarde, se prevén «fuertes tormentas», incluso con granizo, que podían descargar hasta veinte litros por metro cuadrado en el centro y norte de Castilla y León.Ha granizado con fuerza en pueblos como Valdenebro de los Valles y Villalba de los Alcores, al este de Rioseco, donde cultivos como la cebada se vieron especialmente afectados. La tormenta también ha descargado en otros puntos de la provincia y deja, por ahora, cuatro goterones en la capital.

La primavera, no obstante, deja un balance más que escaso en cuanto a precipitaciones con una media de 84 litros por metro cuadrado recogidos en el conjunto de Castilla y León (entre marzo, abril y mayo), cuando lo habitual son 129 (el déficit es del 35%). El balance es aún más grave en Valladolid, donde tan solo se recogieron 68 litros, cuando lo habitual son 118.

Y todo ello agravado por tres meses en los que las temperaturas fueron más altas de lo habitual, con una media de las temperaturas de 11,1 grados en el conjunto de la comunidad (0,6 grados por encima de lo habitual) y de 12 grados en el caso de Valladolid (0,6 grados más).

El verano arrancará mañana con temperaturas más bajas de lo habitual en Valladolid (23 grados de máxima), si bien no se prevén más lluvias y el mercurio comenzará una imparable escalada a partir del sábado para superar con creces los 30 grados la semana que viene.