Una tienda de Valladolid vende agua a granel para concienciar sobre el uso de plásticos

Andrés y Jorge, alumno y subdirector del colegio mayor Menéndez Pelayo, rellenan sus botellas con los puntos de agua de Come Sano./Ramón Gómez
Andrés y Jorge, alumno y subdirector del colegio mayor Menéndez Pelayo, rellenan sus botellas con los puntos de agua de Come Sano. / Ramón Gómez

El comercio, de una cooperativa, ofrece el producto gratis desde el grifo para rellenar tu envase o mineral a 0,20 céntimos el litro

Lorena Sancho Yuste
LORENA SANCHO YUSTEValladolid

A unos metros de la Facultad de Derecho, estratégicamente ubicado en la calle Ruiz Hernández junto a un colegio mayor también de estudiantes universitarios, la tienda Come Sano Come Justo, una sociedad cooperativa de 120 socios, ofrece desde hace una semana un punto de recarga de agua del grifo –pero filtrada– gratis para todos aquellos ciudadanos –especialmente pensado para estudiantes– que deseen rellenar su envase sin necesidad de adquirir uno nuevo. El único requisito es que el consumidor aporte su propia botella, a ser posible de cristal o aluminio, y se conciencie de esta forma de la necesidad de «ir acabando poco a poco con la adquisición de plásticos y de cuidar el Medio Ambiente».

La iniciativa, una de las primeras que se establecen en comercios de la ciudad, ofrece a su vez la posibilidad de comprar el agua, en este caso mineral, a granel y por un precio de 0,20 céntimos el litro. De tal forma que si un cliente quiere adquirir cinco litros, por ejemplo, puede acercarse con su garrafa desde casa y llenarla de agua mineral al precio de un euro. «Tiene que ver con el plástico», resume Félix Revilla, cooperativista y alma mater de la escuela INEA, impulsora de numerosos proyectos vinculados con la sostenibilidad y el cuidado del medio ambiente. Y añade, que el objetivo final es «no utilizar envases, no solo reciclarles, sino llegar a no usarlos, que la gente venga con el suyo propio y se conciencie de que no hay que comprar más, que hay que reutilizar», sostiene.

La propuesta es casi pionera –creen que es uno de los primeros comercios en implantarla pero no están seguros– y forma parte de un proyecto de economía circular que esta sociedad cooperativa ha propuesto ampliar a toda la ciudad. Hace apenas unos días que la Fundación Inea ha participado en una iniciativa de innovación de la Concejalía de Hacienda, Función Pública y Promoción Económica con un proyecto que invita a financiar al Ayuntamiento para que instale puntos de dispensación de agua gratis en lugares como las estaciones de bus o tren, el estadio de fútbol, polideportivos, colegios o paradas importantes de autobús o taxi. De tal forma que, mediante una aplicación móvil, el usuario pueda conocer dónde puede rellenar gratis su botella. «Botella que se vende, botella que contribuye a que dentro de diez años tengamos millones de plásticos en el mar. Entonces nos parecerá una aberración lo que hemos hecho hoy en día. Hay que concienciar a las generaciones actuales», insiste Félix Revilla.

La propuesta, en funcionamiento desde hace unos días y «con buena acogida de momento», se presentará oficialmente mañana a los socios de esta cooperativa, quienes recientemente dieron ya el visto bueno a vender a granel una treintena de productos para evitar el consumo de plásticos y envases.

Gratis en los bares

En el impulso del agua como bien de primera necesidad se ha embarcado el Ayuntamiento de Valladolid junto con la Asociación de Hosteleros, que la pasada semana firmaron un acuerdo para favorecer el acceso gratuito al agua potable en establecimientos hosteleros. De momento, según precisó ayer la Asociación de Empresarios de Hostelería, ningún socio se ha adherido aún de forma oficial, aunque sí es cierto que existen ya varios restaurantes de la ciudad que proporcionan el agua de forma gratuita siempre que la oferta sea del grifo.

Para hacer más atractiva la incorporación a la iniciativa, impulsada a través de Aquavall, la empresa pública que gestiona el agua de Valladolid, se desarrollarán diferentes actividades que den visibilidad y apoyo a los establecimientos que se adhieran a este convenio. En primer lugar, con la creación y distribución de un sello distintivo de lugar comprometido, y en segundo lugar, a facilitar los envases de vidrio a los 50 primeros establecimientos que se adhieran a la campaña y también a hacer difusión a través de sus redes sociales y de su página web.

En este sentido, el Ayuntamiento, a través de la Concejalía de Medio Ambiente que dirige María Sánchez, recuerda que este año ha reforzado su red de 267 fuentes públicas con veinte nuevos surtidores. «El objetivo es concienciar y reducir el número de envases de plástico que consumimos a lo largo del año», precisa la concejala.

Junto con los dos puntos de distribución de agua puestos en marcha en Come Sano, en la misma acera, el colegio mayor Menéndez Pelayo, vinculado a la Compañía de Jesús al igual que la Fundación Inea, existen también lugares donde poder rellenar gratis las botellas de vidrio. En este caso, el centro proporciona a cada estudiante un envase reutilizable donde se puede leer 'Para el agua rellena la botella, no uses plástico, cuida el planeta'.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos