Las temperaturas se desplomarán 15 grados este fin de semana en Valladolid

Varias personas se protegen de una llovizna en el mes de abril en la zona de San Pablo de Valladolid. /Rodrigo Jiménez
Varias personas se protegen de una llovizna en el mes de abril en la zona de San Pablo de Valladolid. / Rodrigo Jiménez

Se esperan tormentas para la tarde y noche del jueves

Rebeca Alonso
REBECA ALONSO

La AEMET ha anunciado que a partir de este jueves, día 16 de mayo, se iniciará por el oeste peninsular un cambio en la situación meteorológica, con chubascos, rachas fuertes de viento y un brusco descenso térmico, que pondrá fin a la situación de estabilidad y altas temperaturas que se ha producido durante los últimos días. De hecho, la capital vallisoletana alcanzó este miércoles 15 de mayo los 30 grados a las siete de la tarde. Se trata de un dato significativo teniendo en cuenta que el récord histórico del mes de mayo en Valladolid fue de 34,4, registrado en 2011.

El jueves la temperatura máxima bajará de forma casi imperceptible, marcando 29 grados, pero se notará la diferencia con días anteriores en los cielos cubiertos, especialmente en la segunda mitad del día, ya que se esperan tormentas durate la tarde y la noche. Así, podrían caer más de 20 litros por metro cuadrado en tres horas según pronostica la AEMET, entre las nueve y las doce de la noche aproximadamente, aunque los chubascos podrían empezar a partir del mediodía. Valladolid se librará del estado de alerta amarilla por lluvias y tormentas, que solo afectará a Palencia, Burgos y Soria en Castilla y León.

El viernes ya se acusará ese descenso térmico desde primeras horas del día, cuando la mínima bajará hasta 7 grados (la sensación térmica podría ser menor) y en las horas centrales no se sobrepasará los 17 grados. Los cielos permanecerán cubiertos, con riesgo de chubascos.

Durante la madrugada del viernes al sábado las mínimas bajarán a 4 grados, y la máxima se quedará en 14 grados, con una diferencia de unos 15 grados respecto al miércoles. Persistirán los cielos cubiertos, así como el riesgo de chubascos, aunque en menor medida.

El domingo no desaparecerá la probabilidad de precipitaciones pero al menos las temperaturas se recuperarán ligeramente, con una máxima de 21 grados. La mínima de la madrugada del domingo al lunes también será más alta, al no bajar de los 10. Las lluvias continuarán durante los primeros días de la semana que viene, con máximas suaves que rondarán los 20 grados.