La sonrisa de Alba

Padece un síndrome desconocido, aún sin determinar, que provoca que sus órganos se desarrollen lentamente. En 2015, su madre, María, por recomendación del propio colegio ordinario al que acudía, decidió llevar a su hija a un centro especial, el Colegio San Juan de Dios de Valladolid. De la noche a la mañana, la actitud de Alba cambió radicalmente. Por primera vez tenía amigos y sus compañeros no se metían con ella. Se sentía una más y, por ello, considera fundamental que este tipo de centros continúe funcionando