La Seguridad Social permite a Imedexa flexibilizar el pago de la deuda de Made

Trabajadores de Made colocan pancartas en la fábrica al iniciarse el conflicto que ahora termina./P. G.
Trabajadores de Made colocan pancartas en la fábrica al iniciarse el conflicto que ahora termina. / P. G.

La cantidad asciende a 500.000 euros, ya retenida de los 2,2 millones que ofertó el comprador extremeño

Patricia González
PATRICIA GONZÁLEZMedina del Campo

La Tesorería General de la Seguridad Social ofrece, a través de una nota informativa, flexibilidad en las condiciones de pago de las cantidades reclamadas en el recurso emitido por este ente, dependiente del Ministerio de Empleo y Seguridad Social, al futuro dueño de la planta medinense de Made, Industrias Mecánicas Extremeñas S.A. (Imedexa).

La deuda con este Servicio Común, según explican una vez más desde el comité de empresa de Made, asciende a los 500.000 euros, cantidad que «ya está retenida de los 2,2 millones de euros que Imedexa ofertó en el concurso de acreedores por la planta de Medina del Campo, y que no venía reflejada en el auto judicial, ya que dicho documento contenía varios errores, aunque el nuevo empresario se va hacer cargo como hemos dicho en multitud de ocasiones».

Esta afirmación, publicada en El Norte de Castilla, tanto el 7 de abril como al día siguiente de la publicación del auto judicial erróneo, también se suma (según apunta la propia Seguridad Social) a la que le consta desde el 2 de abril, cuando representantes de la Tesorería General de la Seguridad Social de Valladolid se puso en contacto con el representante de Imedexa, quien indicó que eran conscientes de que debían asumir la deuda pendiente y que se iba a rectificar el documento judicial. Tal es así que el nuevo dueño de Made, Gregorio Peña, expuso lo sucedido a los representantes de los trabajadores, incluso la posibilidad de que la Seguridad Social interpusiera un recurso, lo que retrasaría los planes previstos, hasta publicar el nuevo auto.

Nota oficial

Según la nota informativa, el 7 de septiembre del pasado año, el Juzgado de lo Mercantil número 2 de La Coruña procedió a la apertura de la fase de liquidación en el concurso de acreedores de Made, que pertenecía al grupo gallego Invertaresa, y mediante un auto, publicado a finales de diciembre de 2019, se aprobó el correspondiente Plan de Liquidación. El pasado 26 de marzo, el Juzgado de lo Mercantil autorizó a la Administración Concursal a proceder a la formalización de la transmisión de la unidad productiva de la concursada, ubicada en Medina del Campo, a la mercantil Industrias Mecánicas de Extremadura S. A. (Imedexa). Hasta ahí, todo el proceso es el habitual, pero el auto emitido por el juzgado gallego establece textualmente que «el adquirente (es decir Imedexa) no se subroga en las deudas pendientes del deudor de naturaleza concursal o contra la masa, tributarias, de Seguridad Social, ni en la parte de la cuantía de los salario...»

Ante tal especificación, la Tesorería General de la Seguridad Social, a través del Servicio Jurídico Delegado en La Coruña, ha presentado un recurso de reposición frente al mencionado auto, ya que el mismo es contrario a lo establecido en la normativa vigente tanto concursal (artículo 149 Ley Concursal) como específica de Seguridad Social (artículo 44 del Estatuto de los Trabajadores y artículos 142 y 168 de la Ley General de la Seguridad Social), en los cuales se establece que cuando se transmiten empresas, unidades productivas o centros de trabajo con el correspondiente cambio de titularidad, manteniendo la identidad económica, «estaremos ante una situación de sucesión empresarial y, a tal efecto, el adquirente quedará subrogado en los derechos y obligaciones de Seguridad Social».