Roban un camión en una empresa de transportes de la localidad vallisoletana de Alcazarén

Remolque robado. C. C./
Remolque robado. C. C.

La firma ya sufrió la sustracción de un vehículo en septiembre de 2016, que fue recuperado meses después en Torrejón de Ardoz

CRUZ CATALINA ALCAZARÉN

Los ladrones de camiones parecen haberle tomado medida a la empresa de transportes Anastasio Vicente e Hijos (AVEH), de la localidad pinariega de Alcazarén. En la noche de este pasado miércoles, la firma volvió a recibir la visita de los amigos de lo ajeno a sus instalaciones, situadas a la altura del kilometro 159 de la carretera N-601. Se llevaron como botín la cabeza tractora de un camión marca Scania R520 V8, con matrícula 7288 JBF y con la leyenda 'Escribano' en la visara, y el semirremolque de piso móvil Alite, con matrícula R-7625-BCN rotulado en los laterales con el logo AVEH, que tenía enganchado.

Se da la circunstancia que esta misma empresa ya sufrió otro robo de similares características en septiembre del año 2016. En aquella ocasión, los ladrones se llevaron una cabeza tractora de un camión marca Volvo recién comprada y el remolque de la marca Fruehauf que tenía enganchado, ambos propiedad de la citada empresa, además de herramientas, gasóleo, varios ordenadores y un teléfono móvil.

Cabeza tractora sustraida.
Cabeza tractora sustraida. / C. C.

Por suerte, como señala el gerente y propietario de la empresa, Anastasio Vicente, gracias a la difusión en los medios de comunicación y en las redes sociales, así como colaboración ciudadana, meses después fue recuperado tras aparecer en una campa en el municipio madrileño de Torrejón de Ardoz.

En esta ocasión, la cabeza tractora del camión robado es propiedad de Víctor Escribano, un transportista de la vecina localidad de Mojados, pero residente en Alcazarén, que trabaja para la empresa Anastasio Vicente e Hijos (AVEH), la titular del semirremolque también robado.

El robo fue perpetrado al menos por dos personas que iban «encapuchadas y en apariencia jóvenes», tal como se ha podido ver en las imágenes recogidas por la cámara de seguridad instalada frente al portón corredero de entrada al recinto y desde la que se controlan, por movimiento, el acceso de personas o vehículos.

A través de las imágenes, que ya han sido visionadas por la Guardia Civil, que ya se ha hecho cargo de la investigación tras la denuncia presentada a primera hora de la mañana en el puesto de Mojados, se ve como a las 21:30 horas, apenas una hora después de que el último operario abandonara el recinto, dos individuos se aproximan al portón para tratar de desbloquear el cierre. Vuelven sobre sus pasos al parecer tras percatarse de la existencia de la cámara con la intención de acceder al recinto por otra zona no contralada, como efectivamente hicieron.

La siguiente secuencia se sitúa ya dos horas después, a las 23:31 horas, cuando ya se ve a uno de los ladrones abrir de forma manual el portón corredero y se ve acercar el camión con el semirremolque, al que tuvieron que arrancar puenteando las conexiones de puesta en marcha pues no tenía las llaves puestas. El vehículo sale conducido por uno de los asaltantes, mientras el otro vuelve a cerrar el portón de forma manual. A continuación, va corriendo tras el vehículo que coge la carretera N-601 en dirección Valladolid, como se ha podido ver a través de las cámaras de seguridad de una estación de servicio situada a unos metros del lugar del robo.

El propietario del camión no podía ocultar su rabia e impotencia por el robo de la que es su herramienta de trabajo y principal fuente de ingresos para sustentar a su familia. «Me quedan todavía cuatro años de pagar, y lo peor es que ahora no puedo trabajar para poder pagar, porque aunque el seguro, por suerte lo tengo contratado a todo riesgo con robo incluido, esto lleva su tiempo y mientras tanto se resuelva, los pagos siguen corriendo», relató. También se sigue pagando el semirremolque. Durante el tiempo en el que los ladrones estuvieron en el interior del recinto pasaron con sus turismo por la carretera N-601 sin imaginar por un momento lo que estaba pasando.

El propietario del camión, quien fue el que descubrió el robo pasadas las cinco de la madrugada de este jueves cuando accedió al recinto para ponerse en ruta y vio que el camión con el semirremolque no estaban donde lo había dejado aparcado, dio aviso inmediatamente a uno de los copropietarios de la empresa, que fue quien dio aviso a la Benemérita.

En los años que lleva de coductor esta es la primera vez que Víctor Escribano se encuentran una situación así. «He viajado mucho, porque he hecho incluso ruta internacional, y aunque en alguna ocasión sí me han entrado a robar en la cabina, ni por asomo nunca imagine podía pensar que me iban a robar el camión, y ya es el tercero que he tenido en propiedad», explica. Confía en que como ya le ocurriera en el año 2016 a Anastasio Vicente, la difusión en los medios de comunicación y las redes sociales así como colaboración ciudadana haga efecto y aparezca pronto y en buen estado para poder seguir trabajando.