Rioseco festeja el Cristo de Castilviejo tras la tromba que inundó la ermita

Danzas tradicionales durante la procesión./F. Fradejas
Danzas tradicionales durante la procesión. / F. Fradejas

Segundo Herrera, de 88 años, ha sido elegido mayordomo este año

Miguel García Marbán
MIGUEL GARCÍA MARBÁNRioseco

Residenes y amigos de Medina de Rioseco celebraron ayer la popular fiesta del Cristo de Castilviejo, con la presencia en la ermita de la patrona de decenas de vecinos y visitantes. La misa dio paso a la procesión, en la que las imágenes del Cristo y de la Virgen recorrieron, como lo hicieran el día de la patrona, la pradera, acompañadas por los bailes del grupo local de danzas.

La tradición es que este día del Cristo se celebre el domingo siguiente al 8 de septiembre, día de la patrona, coincidiendo este año en sábado y domingo. Como es costumbre, tras la procesión, los hermanos de la Hermandad del Cristo, tras abonar la cuota anual, disfrutaron de un refresco por invitación del mayordomo, honor que este año ha recaído en el veterano riosecano de 88 años Segundo Herrera, padre del presidente de la cofradía, Antonio Herrera, al que acompañó el alcalde riosecano, David Esteban, junto a miembros de la corporación.

Los actos de la Virgen y el Cristo de Castilviejo se han podido celebrar con total normalidad a pesar de que el pasado miércoles una tromba de agua inundó la ermita al desbordarse un arroyo. La rápida intervención de los dos ermitaños (el matrimonio formado por Julio del Campo y Reyes de Castro), de las dos cofradías; de algunos voluntarios y del Ayuntamiento, hicieron posible las arduas labores de limpieza.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos